El Hombre de Acero (Zack Snyder, 2013)

Bueno pues ya está aquí, la película considerada como la más esperada del año 2013 ya se puede ver en los cines, la ansiada espera ha terminado, ahora ya podemos opinar sobre el film y desde mi punto de vista queda claro que no ha estado al nivel de las expectativas generadas. Y es que el listón estaba muy alto, por una banda tenía que competir con su rival directo Marvel, sobretodo contra la genial Los Vengadores, por otro lado contaba con la dirección de Zack Snyder, recordado por dirigir las geniales 300, Watchmen y en peor medida Sucker Punch, pero el gran hype fue que Christopher Nolan estaba por ahí a cargo del guion y alguna que otra cosa. Y claro solo con pensar que Nolan estaría detrás de esta película pensábamos que podría ser algo parecido a la saga de Batman, por lo menos que estuviera  a la altura. Pero Batman y Superman son muy diferentes.
En este caso volvemos a ver la historia de Superman desde el origen, lejos de seguir donde lo dejó la anterior Superman Returns, y es que si todo sale bien será la primera de una posible trilogía. Quizá lo más lógico sería compararla con la primera Superman (1978) de Richard Donner, claro que las diferencias son bastantes evidentes por el paso de los años, además el nuevo Hombre de Acero ha cambiado mucho, para empezar el traje, una versión más moderna con un azul más oscuro y sin los calzoncillos rojos por fuera, lo hacen más acorde a día de hoy, quizá menos ridículo que el traje anterior. Se han cambiado otras cosas como por ejemplo el planeta Krypton, ahora es una mezcla de Avatar y el planeta Coruscant de Star Wars, con tecnología futurista y bichos gigantes, además tiene más protagonismo y vemos más cosas de las necesarias, pero como el que interpreta a Jor-El es Russell Crowe supongo que habría de darle más minutos de interpretación, porque prácticamente aparece él en todas las escenas, no es que lo haga mal pero es alargarlo innecesariamente, también el principio sirve para ver al malo de turno que no es otro que el general Zod interpretado por Michael Shannon, me hubiera gustado más que saliese Lex Luthor como archienemigo ya que este no me acaba de convencer, no me lo creo, no da miedo, no asusta, no me inspira que sea un malo con clase y menos con esa cara que pone de estreñido –tómate unos All-Bran hombre ya verás que bien te sientan-. Ya sé que esto no es Batman pero un malo más acorde o por lo menos mejor interpretado me hubiera gustado más, es uno de los puntos negativos de la película, sin embargo sí que me ha gustado el planteamiento de Clark Kent, Henry Cavill lo hace bastante bien y da el pego como Superman, además el hecho de empezar él siendo mayor y recordar su infancia a modo de flashback en según qué escenas de la película es un acierto para evitar todo el metraje innecesario, ya que lo único importante de su infancia es la relación padre e hijo y el hecho de por qué no soy como los demás, algo de lo que se encargará Kevin Costner como su padre adoptivo, por cierto otro punto negativo la muerte de Jonathan Kent, más absurda imposible. Pero bueno parece que hoy en día puedes tapar las carencias del guion con buenos efectos especiales y en eso la película va sobrado.  Y es que Superman hace gala de todos sus poderes y si a eso lo juntas con los enemigos que tienen prácticamente el mismo poder que él pues ya sabemos cómo va acabar todo, destrozado. Pueblos, ciudades y todo lo que estos contienen acaba hecho pedazos. Una destrucción exagerada y unos combates de vértigo que te hacen recordar a otro films como el enfrentamiento final de Matrix Revolution –si es que está todo inventado en el cine-.
En fin una película muy esperada que al final no ha estado a la altura de sus expectativas, aun así es una muy buena película de acción que entretiene pero que da la sensación quiero y no puedo. De todas formas quiero creer que la segunda parte –que espero que la haya por lo menos por los guiños que se han visto en referencia a LexCorp o a Empresas Wayne- mejorará en todo y me veo que al final será Christopher Nolan el que coja las riendas y acabe haciendo un El Hombre de Acero tipo El Caballero Oscuro, eso sería vamos, la leche.