Crematorio (Canal+, 2011)

Cuando una cadena se toma en serio la producción de series pueden salir cosas tan grandes como esta. Estamos ante una serie de gran nivel con un diseño exquisito, algo que demuestra que en este país también se pueden hacer bien las cosas. Y tiene que venir Canal +, una televisión de pago a mostrárnoslo.
Crematorio trata un tema en el que por desgracia nos toca de cerca, la corrupción inmobiliaria. Algo que hemos visto mucho en las noticias. En este caso se centra en la familia Bertomeu. Rubén Bertomeu es un constructor que ha sabido amasar grandes fortunas y pretende crear una nueva urbanización llamada Costa Azul en el pueblo de Misent, una ciudad ficticia del Levante español. Para llegar a lo más alto se ha rodeado de todo tipo de gente, concejales, alcaldes, abogados, mafiosos, gente a la que se puede comprar con dinero. A pesar de ser una historia ficticia la trama nos resulta muy familiar, algo de lo que hemos oído bastante estos años. Y es que Crematorio cuenta con una historia poco explotada y con mucho potencial. En una serie como esta el casting es muy importante, los personajes tienen que estar muy bien interpretados ya que caen sobre ellos todo el peso de la trama, y para el protagonista más todavía. Pepe Sancho es el encargado de dar vida a Rubén Bertomeu y sin duda es de lo mejor de la serie. Su forma de ser,  su carácter, la forma en la intenta manejarlo todo, le dan el carisma que este tipo de serie necesita. Lo mejor es que todos los demás personajes están muy bien, y gozan un buen nivel de interpretación. Además la factura de la seria está más cerca de lo que vemos habitualmente en producciones americanas o inglesas que de españolas. Por todo ello la serie goza de un gran nivel técnico que además se ve mejorada por la duración de la serie, son ocho capítulos solamente suficientes para mostrarnos lo que necesitamos ver sin que se vuelva lenta o aburrida.
Sin duda estamos hablando de una de las mejores series, por no decir la mejor, que sea echo a nivel nacional en los últimos años, con un nivel que podría competir tranquilamente con otras producciones propias de las grandes cadenas internacionales como HBO o BBC. Crematorio es con toda seguridad una gran demostración de lo que se puede llegar a hacer en este país.

Frase destacada:

«Los ricos nunca pueden ser demasiados. Si muchos tienen mucho dinero el dinero pierde valor, ya no es útil. Es así de sencillo…»