El lobo de Wall Street (Martin Scorsese, 2013)

Tenemos nueva peli de Martin Scorsese esta vez centrada en el mundo de los corredores de bolsa y el auge que tuvo en los ochenta. Lo curioso en este caso es que está basada en hechos reales, basándose en la historia del corredor de bolsa Jordan Belfort, un joven que perseguía el sueño americano, pero que su éxito como bróker le llevó ser un hombre ambicioso sin control y sin límites. Su enorme éxito y fortuna cuando tenía poco más de veinte años como fundador de una agencia bursátil le valió el mote de “El lobo de Wall Street”.
Scorsese lo ha vuelto a hacer, se ha sacado de la chistera una nueva película más gamberra y pasada de vueltas sobre el mundo bursátil de Wall Street. La peli es una salvajada sin más, un cúmulo de excesos llevados sobre todo por el protagonista Jordan Belfort. Leonarco DiCaprio es el encargado de interpretar a este alocado personaje y vaya tela con DiCaprio, si hay alguien que diga que no se merece el Oscar ya no sé qué más va a poder hacer el chico, si es que lo hace todo en esta peli. Drogas, dinero, poder, mujeres este Jordan es un pichabrava que quiere vivir por todo lo alto. DiCaprio le imprime de un espíritu juvenil y gamberro a este personaje y nos deja grandes momentos perfectos para la creación de gif y memes. La evolución de DiCaprio tiene su mérito y hemos visto en sus últimas películas como ha ido mejorando como actor, ya no es el niño mimado de Titanic que caía mal. Y parece que Scorsese pretende ser el que le dé la oportunidad de llevarse una estatuilla (como ya ha hecho con el Globo de Oro). La peli por momentos recuerda vagamente a las tan queridas Uno de los nuestros o Casino, vale que son palabras mayores pero se asemeja en algunos sentidos. Por ejemplo, el protagonista narra en voz en off durante gran parte de la película, además siempre acaba liándola al final de la peli, hay escenas cómicas y para colmo también cuenta con un secundario que aún está más loco que él, Donnie (interpretado por Jonah Hill) podría ser la versión yonki de Joe Pesci – evidentemente sin llegar al nivel de carisma de éste último-, pero tienen un cierto aire. Por esas cosas se disfruta de la peli a pesar de sus tres horas de duración, este Scorsese siempre se pasa de metraje, al menos no es aburrida ni se hace pesada, gracias en parte al guion que no peca de simple, es ágil y hay momentos para todo, con diálogos brillantes y llenos de humor.

Sin duda una muy buena peli con mucho humor negro, que mejor que empezar el año de esta manera y veremos si por fin Leonardo DiCaprio consigue ese premio que tantas veces se le ha escapado, si no habrá que esperar a que Martin Scorsese le incluya para la próxima peli. Cumple con las expectativas que ha generado.