300: El origen de un imperio (Noam Murro, 2014)

Bueno primero de todo comentar que soy fan de 300, me gustó mucho la estética visual de la peli,  las peleas y sobretodo Leónidas y sus frases de tipo duro. Sé que no es una peli seria ni hubiera ganado ningún Óscar pero es entretenida, espectacular y divertida. Así que con la de 300: Rise of an Empire buscaba las misma sensaciones que la anterior, sabiendo que sería muy difícil superar la calidad de su predecesora. Y efectivamente no está al nivel. Por varios motivos: el primero es que ya no sorprende como la anterior, ya sabes a lo que vas y no encuentras nada nuevo. El argumento deja de ser tan épico, de hecho argumentalmente no era necesaria debido al final de 300. Temístocles no llega al nivel del Rey Leónidas interpretado por Gerald Butler.  A pesar de ello sí que tiene algunos aspectos bastante positivos. Las referencias constantes que hace a la original 300 que nos ponen en situación cronológica  y vemos lo que pasa de manera simultánea, localizando cada momento en el espacio temporal. Los combates dejan de ser terrestres para ofrecernos batallas navales a la vieja  usanza, vamos que son como las terrestres pero encima de los barcos. El aspecto visual es algo que también ha cambiado, lejos de los tonos ocre de la anterior, en esta resaltan más los filtros instagram azulados, supongo que por el hecho de trasladarse la acción al mar, añadiendo el exceso de sangre CGI que derraman las víctimas, cosa que recuerda más a la serie Spartacus que a la propia 300. Argumentalmente narra los hechos ocurridos antes, durante y después de 300, por lo tanto vemos qué desencadenó la guerra de los persas contra Grecia, la batalla de Maratón, la conversión de Jerjes en un dios rey y la batalla de Salamina. Todo eso con el toque de fantasía característico del cómic de Frank Miller. Sin embargo en esta ocasión el protagonismo de Jerjes queda muy relevado y solo lo vemos en un par de escenas. La que acapara todo el protagonismo es la bruja Artemisia. La principal instigadora de Jerjes y la que se enfrentara cara a cara contra Temístocles. Eva Green interpreta a esta griega despechada y es la única que está al nivel, con un punto de locura y obsesión  por vengarse de los griegos que tan mal la trataron de pequeña,  la llevará a hacer de todo, hasta protagonizar un momento tórrido con su enemigo Temístocles, escena totalmente gratuita que no voy a criticar. El griego Temístocles interpretado por Sullivan Stapleton, que no lo hace mal pero no llena el hueco que dejó Gerald Butler. Además salen bastantes rostros conocidos de la anterior película que hace que sea aconsejable haberla visto antes.
No es una mala peli, es entretenida, no se hace larga y si te gusta muerte y destrucción disfrutarás como un enano. Pero da la sensación que es una peli de la que te olvidarás enseguida, no te deja esos momentos épicos de la primera y además pierde el toque particular de 300.