Los Piratas en el Cine (III): Los 3 piratas: Long John Silver, The Crimson Pirate y Jack Sparrow. Por Francesc Marí


A primera vista, como ya hemos ido comentando, los piratas reales y los del cine no se diferencian demasiado, incluso tienden a parecerse, por ser unos frutos de los otros, pero es cuando vamos acercándonos que vamos viendo que las diferencias son más notables que las similitudes.
Estas diferencias no se hallan en el físico o la forma de vestir, sino en la manera de ser y de actuar, ya que los piratas que existieron en realidad eran delincuentes, incluso algunos -véase el caso de François L'Olonais- eran auténticos demonios marítimos. No tenían moral ni ética, se guiaban por el instinto y las ganas de conseguir botines, o, simplemente, por el deseo de ser temidos, tanto por sus seguidores como sus perseguidores.
A pesar de ello, y de que en su momento eran seres preferiblemente evitables, desde mediado del siglo XIX, estos personajes entraron de lleno en la literatura, para más tarde pasar al cine, y ambos medios fueron deformando sus actuaciones y sus causas, para pasar de villanos a héroes, todo ello debido a la tendencia romanticista que predominaba por aquel entonces.
Así pues, la literatura y el cine bebieron de estos ideales, y, a pesar de que eran considerados igualmente delincuentes, los piratas eran -repitiendo por enésima vez el símil- libres y libertarios, que luchaban por causas nobles y contra los poderes abusivos de las autoridades, hecho que les convertía en delincuentes.
En definitiva, los piratas del cine no son como los reales, pero a pesar de esto, la imagen que todos tenemos de ellos es que simbolizan la libertad deseada por todos, que les permite, a pesar de ser constantemente perseguidos, luchar por unos ideales y vivir felices.
Después de realizar el trabajo he podido comprobar que a medida que pasan los años y el gusto del público va cambiando, la imagen de los piratas que tenemos cada uno de nosotros se va modificando, creando una serie de estereotipos que dominan durante unos años, para más tarde dejar paso a otros. Pero a pesar de ello, siempre van quedando unos referentes que se van repitiendo, unos piratas que, a rasgos generales, presentan unas características siempre iguales.
Después del estudio realizado, creo poder establecer estos piratas tipo, en concreto, tres piratas, que a pesar del tiempo, siempre se hallan en todas, o en casi todas, las representaciones ficticias que se hacen de este tema. Así pues, aquellos piratas, que, a mi parecer, marcaron y marcan un estilo de representación son el incombustible Long John Silver, el acróbata The Crimson Pirate, y el misterioso Jack Sparrow.
Long John Silver de gran estatura, corpulento, con una pierna amputada y un loro a la espalda es un experimentado pirata, algo así como un maestro de piratas, pero a pesar de ello no ha dejado de ser un hombre de acción, sino que sigue luchando como el que más, incluso más que algún pirata más joven. Stevenson creó un personaje imperecedero, perfecto mires por donde lo mires, que, como ya he repetido en numerosos ocasiones, marcó los cánones a seguir para crear los piratas de ficción.
En realidad este personaje no tiene iguales, podríamos establecer similitudes de actitud con Bartholomew Roberts, por ser un pirata experimentado, y con Barbanegra, por el parecido físico, pero es tan peculiar que es difícil de comparar. También debemos decir, que del Silver de Stevenson a los más recientes del cine hay una gran diferencia que, a veces, pasa desapercibida, que es que el Long John de la novela es un hombre relativamente joven, mientras que en las películas posteriores ha ido envejeciendo.
En filmes posteriores, las características del Long John Silver cinematográfico se han ido repitiendo, como en el caso del capitán Red de Piratas, además de la evidente pierna amputada, representa a alguien experto, mayor, pero al mismo tiempo vigoroso y ágil, o el caso del capitán Barbosa de Piratas del Caribe, en que de nuevo aparece como uno de los mejores piratas del mundo, experimentado y con ganas de seguir luchando.
El estereotipo que he relacionado con The Crimson Pirate o El temible burlón, también podría ser representado por el capitán Blood o el Pirata Negro, que es aquel pirata joven, intrépido, caballeroso, que más que pirata es un "Robin Hood de los mares", salva a las damas, roba al malvado rico y ayuda a los desamparados. Este es sin duda el pirata romántico, el ideal de libertad y lealtad que predominó en el siglo XIX y principios del XX, y, tal vez, el más alejado de la realidad.
Al ser, como ya hemos dicho, el más alejado de la realidad, es, sin duda, difícil de hallarle un símil real, ya que de "piratas buenos" no existió ninguno y, si hubiera existido, los demás lo habrían hecho desaparecer rápidamente.
La imagen de este pirata, aunque muy marcada por la época en que se creó, después se ha ido viendo en otras películas, como es el caso de Will Turner de Piratas del Caribe, que, a pesar de no demostrar grandes cualidades para las acrobacias, es visto como el pirata "bueno" que lucha más por unos ideales, un amor, etc. que no por el simple botín.
Para terminar, nombrar al pirata que últimamente ha hecho furor, Jack Sparrow de Piratas del Caribe, en él se reúnen varias características de los anteriores, además de una nuevas que lo hacen peculiar. Así pues, Sparrow es alguien experimentado -aunque la suerte no le acompañe-, y hasta cierto punto leal, ya que a pesar de moverse por el dinero y el éxito, cambia sus planes para ayudar a sus amigos.
Los creadores del personaje se documentaron para encontrar algún pirata para utilizar de punto de partida, y lo encontraron en la persona de Calico Jack Rackham, un desafortunado pero muy conocido pirata que se caracterizaba por vestir ropas de calico, un tejido de procedencia asiática, y por ir acompañado de Mary Read y Anne Bonny, las dos mujeres piratas. Además se le añadió ese toque de loco, drogado y un tanto sicodélico, que le marcaban la forma de comportarse y andar. Todo esto junto con la magnífica interpretación del personaje por Johnny Depp, dio como resultado al pirata que ha liderado la recuperación de este género, y lo seguirá haciendo, como mínimo, en una película más.
Como hemos podido ver a lo largo del trabajo, los piratas son unos personajes, que si bien eran temidos en su época, hoy en día son glorificados como héroes -o anti-héroes-, la gente los considera simpáticos, ingeniosos y leales, una imagen que dista mucho de la realidad, ya que se puede decir, que eran todo lo contrario a lo descrito.
A pesar de ello, el cine, que tiende a adoptar todo aquello que fascina a la gente, ha cogido a estos personajes, tal y como el imaginario popular los ha ido deformando a lo largo de los años, y a creado magníficas aventuras, con unos personajes excelentes y una ambientación perfecta, que realmente te hace creer que los piratas eran tal y como aparecen en la gran pantalla.
La gran pena o desgracia que ha sufrido este género, y todo el mundo de la piratería colonial, es que fue adoptado muy pronto por la producciones de bajo coste, hecho que llevó a la banalización de estos personajes románticos, provocando que hoy en día cueste que la gente se tome en serio depende de que películas, novelas e, incluso, investigaciones históricas. Por ello debemos agradecer la tarea realizada tanto por cineastas -por ejemplo, el equipo de Piratas del Caribe- como historiadores -la mayoría de los autores de los libros referenciados en la bibliografía- que poco a poco le van aportando seriedad cinematográfica e histórica a estos personajes tan carismáticos.

- the end -