Long John Silver (Xavier Dorison & Mathieu Lauffray, 2007-2013)

1785. En el corazón de las Tierras desconocidas del Amazonas, Lord Byron Hastings ha descubierto la ciudad de Guyanacapac y sus inmensas riquezas. Para llevarlas a Inglaterra, envía al indio Moxtechica, apodado “Moc”, con una carta para su esposa, Lady Vivian, a la que pide que financie una segunda expedición.
Vivian, embarazada, sabe que su marido la repudiará, o algo peor, cuando se entere de su estado. Así que convence al Dr. Livesey para que le presente al pirata Long John Silver y a sus hermanos de la costa, con los que concierta un pacto. Todos ellos embarcarán en el Neptune con un único objetivo: apoderarse del tesoro inca…
Durante la travesía, Silver provoca un motín y se hace con el poder de la nave. Marinos y piratas se ven libres, pero totalmente perdidos, enfrentados a las costas misteriosas que por fin se vislumbran… El Nuevo Mundo.
Bajo el mando de Silver, y guiado por el indio, el Neptune se adentra a través de un laberinto de ríos en medio de una jungla agónica. El barco sigue avanzando; mientras algunos marinos desaparecen misteriosamente, otros se ponen enfermos y los víveres y el agua empiezan a escasear… El barco alcanza, sin embargo, los primeros indicios de la ciudad; reliquias de proporciones ciclópeas a los pies de las cuales yacen unos extraños restos, el Nemrod, el barco de Byron Hastings.
Mientras Vivian se adentra en la extraña nave encallada, Long John, acompañado por Murena, Dantzig y Livesey, empieza a explorar las ruinas de la ciudad. La victoria parece próxima… Pero nunca ha estado tan lejos. Silver descubre que su barco ha sido robado después de haber drogado a la tripulación y raptado a Lady Vivian Hastings. Long John y sus compañeros se encuentran solos en el corazón de una jungla olvidada. Sólo les queda el deseo de venganza contra el único responsable de su desgracia; el que les ha traicionado desde el primer día…?
A grandes rasgos, este el argumento de una serie de cuatro álbumes editados por Dargaud en francés y por Norma en castellano, que después de cinco años de realización, por fin ha visto su final.
El género pirata tiene, en cualquier medio, un doble filo, por un lado es algo que gusta a todo el mundo, pero por el otro tiene el peligro de convertirse en un relato demasiado infantiloide o carente de lógica, y es por ello que hay pocos atrevidos que se decidan a realizar algún relato sobre él, y lo hagan bien. Entre ellos destacan la pareja de autores franceses, formada por Xavier Dorison y Mathieu Lauffray, que han retomado un personaje tan mítico del género pirata como es Long John Silver, y lo han presentado en una nueva odisea llena de misterio, acción y aventura, repleta de personaje dignos de la mejor obra de Robert Louis Stevenson.
Los propios autores afirman, al final de cada álbum, que “esta obra no pretende ser la continuación de La isla del tesoro, sino tan solo un humilde homenaje a esa inmesa obra maestra que no deja de maravillarnos desde nuestra infancia. Su solo y único objetivo es encontrar un poco de polvo del gran sueño que concibió Robert Louis Stevenson”, pero a pesar de ello, lo es. Cualquiera que haya leído La isla del tesoro o haya visto alguna de las innumerables versiones cinematográficas sabrá que al final, Long John sobrevive, de forma un poco relativa, pero sobrevive, y nos deja con la incógnita de ¿qué pasó después? Pues bien, Dorison y Lauffray ponen todo su talento en darle una continuación a tan magnífico personaje.
El responsable del guión es Xavier Dorison, que en más de una ocasión ha demostrado su gran talento para crear historias llenas de acción y misterio como la serie W.E.S.T., Les Sentinelles o Prophet, toma las riendas de este proyecto que empezó modestamente pero que ha terminado por lo más alto siendo uno de los cómics más esperados de 2013. En él se entremezclan las clásicas situaciones de piratas, con grandes barcos y temibles tormentas, con ancestrales ritos olvidados de la américa precolombina. Sin duda alguna, el guión es brillante, pero el dibujo de Mathieu Lauffray consigue que la grandeza de la historia crezca hasta límites insospechados. A modo de novela gráfica, cada viñeta es una obra de arte y los grandes escenarios que aparecen a página completa son increíbles a la par que impresionantes, en los que los detalles están cuidado al milímetro para ofrecer imágenes y sensaciones dignas de la saga El Señor de los Anillos, por poner un ejemplo.
Long John Silver es ese tipo de cómic que tiene todos los ingredientes para ser una de las mayores obras de arte del cómic. Es interesante, dinámico, rápido, atrayente y, sobre todo, no es una serie que se alargue sin fin en el tiempo, es una obra con un principio y un final… ¡Y qué final!