Star Wars. Conceptos básicos: Los Sith. Por Néstor Company

El origen de los Sith se remonta a los mismísimos albores de la Antigua República. Algunos Jedis decidieron pasarse al lado oscuro de la Fuerza. Estos “jedis oscuros” fueron derrotados por sus antiguos compañeros y tuvieron que huir hasta los confines más lejanos de la galaxia. Acabaron hallando refugio en el remoto planeta Ziost, situado en el extremo norte del Borde Exterior. Allí sometieron a una especie poderosa pero manipulable cuyo nombre era Sith.
Con el tiempo, estos “ángeles caídos” se convirtieron en auténticos Dioses para sus nuevos súbditos. Utilizando sus pérfidos poderes de control de la Fuerza, se autoproclamaron “Lores de los Sith” e iniciaron una reconquista de sistemas para lograr ser dominantes en la galaxia. Pero fue entonces, unos 5000 años antes de los hechos que explica Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza, cuando empezó una disputa interna entre dos de los lores más poderosos: Naga Sadow y Ludo Kressh.
Kressh no quería invadir el espacio de la República, temeroso de la reacción que podría provocar. Su idea era la de dominar el Borde Exterior y formar un contrapoder desde allí que fuera fortaleciéndose con el paso del tiempo. Naga Sadow representaba la postura contraria. Consideraba una empresa poco fructífera quedarse en el Borde Exterior. Su ambición iba mucho más allá pues deseaba someter a los Jedi y disfrutar de las riquezas del núcleo de la galaxia.
Sadow logró imponer su tesis pero los avances hacia el espacio de la República fueron rápidamente rechazados y se acabó refugiando en Yavin 4 junto al resto de sus seguidores. Descartada la opción de expansionarse, Sadow impulsó la construcción de numerosos templos Sith donde nuevas generaciones de aprendices fueron adiestrados en las artes oscuras.
Mil años más tarde, el caballero Jedi, Exar Kun, se somete al lado Oscuro tras haber estudiado las disciplinas Sith. Tras convertir en aprendiz al Jedi Ulic Qel-Droma, ambos acaudillan un ejército krath (Sociedad adoradora de los Sith) para invadir Coruscant. Es lo que se conoce como la Gran Guerra Sith.
Exar Kun es finalmente derrotado y Ulic Qel-Droma, arrepentido por sus terriles actos de traición, se exilia en las regiones desconocidas, más allá del Borde Exterior.
Pero los Sith nunca son eliminados por completo. El resto de sus huestes sigue predicando su mensaje durante generaciones hasta encontrar nuevos líderes. Transcurridos otros mil años, Darth Bane lidera una nueva cruzada a la que dedica dos mil años. Su conocimiento del lado Oscuro de la Fuerza le permite usar su extrema longevidad para mantener un liderazgo fuerte. Pero todos sus esfuerzos perecen en la batalla de Ruusan donde su discípulo, Lord Kaan, se enfrenta al ejército Jedi. Para vencer a los Guardianes de la Paz, Kaan y los suyos se inmolan con una bomba mental, un artilugio Sith que consume a todos los seres sensibles a la Fuerza que se encuentren en su amplio radio de acción. Pero tal acción suprime definitivamente las fuerzas Sith y les condena nuevamente al exilio. Es entonces cuando Darth Bane llega a una importante conclusión: la Orden Sith se debilita con la existencia de un grupo numeroso. A partir de ese momento, dispone que nunca haya más de dos Sith al mismo tiempo (un maestro y un aprendiz). Oculta la Orden en el más profundo secretismo y restaura la tradición de establecer el nombre de Darth a sus futuros seguidores.
De esta forma, a lo largo de mil años, los Sith permanecen ocultos, a la espera de que se presente el momento que tanto ansían, la oportunidad de conquistar la República desde dentro.
Darth Sidious, siguiendo esta estrategia, prepara a un letal aprendiz zabrak, llamado Darth Maul, para que sea la mano ejecutora de sus perversos planes. Pero de todo ello ya hablaremos en un próximo artículo.

Star Wars. Manual de Supervivencia es un proyecto de LASDAOALPLAY? y El Cine de Hollywood.