Interstellar (Christopher Nolan, 2014)

"La humanidad nació en la tierra, su destino nunca fue morir allí"

Ya se ha estrenado en los cines una de las películas más esperadas del año, y es que cuando algo viene de la mano de Christopher Nolan el hype que genera es de proporciones interestelares, ejem.
Y es que tras haber terminado la trilogía de Batman teníamos muchas ganas de ver que nos iba a deparar este director tan particular. En Origen ya nos había demostrado como pueden verse el mundo de los sueños y como manipularlos, ahora en Interstellar la ambición es mucho mas grande: encontrar un nuevo planeta para la humanidad.
La historia transcurre en un presumiblemente futuro cercano en el cual la raza humana está cerca de su extinción, el principal problema: la falta de alimentos. Un grupo de científicos miembros de la desmantelada NASA pretenden enviar una nave a través de un agujero de gusano y localizar planetas habitables, para eso hay que contar con el mejor piloto aeroespacial, el retirado Cooper (Matthew McConaughey). 


A partir de aquí spoilers.

A priori la idea no es mala, pero la historia va mucho mas allá, sin especificarnos nada del mundo en el que viven, solo dándodos información en cuentagotas, podemos deducir que la trama transcurre en un futuro cercano, nos cuentan que hay una plaga, una especie de tormenta de arena y polvo que impide el cultivo en grandes cantidades de alimento, no hay ejércitos, no nos hablan de el gobierno ni el país en general (Estados Unidos evidentemente), se supone que todos los recursos monetarios están dedicados a la alimentación. Aun así no parece un futuro post-apocalíptico, las imágenes nos muestra una típico pueblo estadounidense, nuestro protagonista vive en una granja con campos de maíz, lo único que se puede plantar, y vemos la vida de este con sus dos hijos. De una manera ágil nos plantea los primeros misterios de la trama, hasta que Cooper encuentra a unos  científicos encabezados por el profesor Brand (Michael Caine, quién sino). Justo en ese momento empieza el viaje a través del espacio y de la muestra de sensaciones únicas. La película se podría dividir en dos partes: la parte de la tierra donde los sentimientos de padre e hija son el punto fuerte de la narración y la parte del espacio donde los efectos especiales y la acción cogen protagonismo. Mucho recuerda estos momentos a otras tan clásicas como 2001: Una odisea del espacio, o la mas actual Gravity. De hecho sobre la primera comparte muchos momentos aunque sin llegar a considerarse una copia. Con Kubrik hubo un antes y un después y cualquier cosa que se le parezca puede considerarse como plagio, lo mismo se puede considerar con Gravity en lo a que realismo espacial se refiere, pero considero que aún así Interstellar también marcará un antes y un después en otro aspecto: en el tratamiento que se le da a los agujeros de gusano y a los agujeros negros. Nunca se ha visto con tan realismo como podría verse un agujero negro en realidad, sabemos la teoría que los científicos han investigado, pero nadie ha estado allí para observarlo. Es por eso que en esta película se ha contado como asesor al científico teórico Kip Thorne, algo que le da un toque más científico y realista a lo que nos muestran. Ademas el hecho de jugar con el tiempo hace que durante el viaje, mientras ellos vuelan, el tiempo en la tierra avanza mas rápidamente (cosas de la relatividad), momento perfecto para mostrarnos a la hija de Cooper en etapa adulta e interpretada por Jessica Chastain. De esta manera, Nolan nos va a mostrar algo que no nos tenía tan acostumbrado en sus anteriores películas, el fuerte sentimentalismo que hay en la relación personal padre e hija, el sentimiento de un padre que pretende regresar a la tierra para ver a su hija y ésta que al principio lo odia por haberla abandonado. Por eso esta película se podría considerar como un drama de ciencia ficción. Pero eso no implica que sea aburrida o monótona que ya que la peli compensa unas escenas con otras. Algo muy típico de Nolan es el de complicar las tramas según avanzan, llegando al momento clave de la película, la escena en que Cooper cruza un agujero negro. Aquí historia da la sensación que pasa de lo real a lo onírico mostrándonos una cuarta dimensión en la que el protagonista es capaz de “modificar” el pasado para enviarles mensajes a su hija en la tierra. Momento importante ya que sirve para aclarar los pequeños detalles que nos mostraban al principio de la película y daba la sensación de que no tenían sentido. Esto no es Lost y Nolan suele aclararlo todo en sus películas, incluso en la de Origen que muchos critican de inentendible. Todo ello para mostrarnos un final demasiado Hollywoodiense, un happy end que podría haberse evitado recortando la películas diez minutos. Entonces hubiera sido una obra redonda. Este quizá es para mí el fallo mas importante, que tampoco desmerece el resultado de la película.    Por supuesto siendo una peli de Nolan,  para la banda sonora no podía contar con otro que no fuera Hans Zimmer, con un par de temas que realmente épicos pero que abusa en exceso, algo perdonable.
En definitiva Interstellar es una de esas pelis que con el tiempo se convertirán en un clásico y un referente en cuanto a ciencia ficción se refiere. Ya a día de hoy hay tantos defensores como detractores pero al fin y al cabo eso es Nolan, o lo quieres o lo odias. Al menos tengo que decir que es de los pocos directores que realmente intentan siempre darle un toque mas a sus películas, mostrar algo que todavía no ha sido enseñado y hacernos pensar un poco. Bravo Nolan.