Un mundo en guerra (History Channel, 2014)

«Debemos considerar estos treinta años de conflictos, de agitación política y de sufrimiento en Europa como parte de una historia… Una historia de una guerra de treinta años.» — Winston Churchill.

Hitler, Roosvelt, Mussolini, De Gaulle, Tojo, Stalin y Churchill son algunos de los principales protagonistas de la primera mitad del siglo XX, sobre todo por su participación, de un modo u otro, en las dos Guerras Mundiales que asolaron más de medio planeta. Una vez más, el Canal Historia nos acerca los dos mayores y más recientes conflictos que ha sufrido la humanidad, y cuyas consecuencias han articulado el mundo en el que ahora vivimos.
Algunos de vosotros os estaréis preguntando, «¿A qué viene esto? Si total es otro documental de la Segunda Guerra Mundial». Sí, bueno, lo és, pero la manera de acercarnos este conflicto realmente interesante y fresca. Se combina la narración en off —cuya voz en versión original es Jeremy Renner— con una brillante puesta en escena por parte de unos actores que, si bien pueden no parecerse físicamente demasiado a los personajes históricos que interpretan, se nota un interés para que los gestos y su presencia ante la cámara sea tan similar como se pueda a las imágenes que poseemos de estos personajes. Es decir, cuando vemos a los actores que dan vida a Hitler o a MacArthur gesticular como ellos, nos creemos que lo sean, no nos hace falta que se recurra a las imágenes de archivo.
Como acostumbra a pasar con muchos de los documentales históricos que giran en torno de la Segunda Guerra Mundial, uno de los fallos que tiene The World Wars es saltar por encima de la Guerra Civil española de la forma más descarada posible, llegando a ni, tan solo, a mencionarla. Sin embargo, obviar este importante precedente para la Segunda Guerra Mundial, tampoco sorprende cuando examinamos en detalle lo que nos narra esta serie documental, ya que si por un lado es una correcta visión de los grandes conflictos que se cernieron sobre el Mundo, también lo hace desde una óptica muy alejada, pasando de puntillas por encima de muchos detalles. Además de la cuestión española, la invasión de Europa empieza en Italia sin mencionar para nada la guerra en África; del mismo modo que, por ejemplo, se hace girar toda la política nazi en torno a Hitler, dejando de lado figuras tan importantes para la Alemania nazi como Himmler, Goebbles o Göring.
En este sentido, hay una tendencia a generalizar, es decir, Alemania es Hitler, Francia es De Gaulle, Rusia es Stalin, Italia Mussolini, Japón es Tojo, Inglaterra Churchill y Estados Unidos Roosvelt, es como si toda la guerra se hubiera articulado alrededor de estos personajes, dejando en segundo plano o fuera de él, a otros de, como mínimo, igual importancia. No por ello pierde contenido, pero si profunidad, porque parece que ambas guerras solo fueran protagonizadas por un grupo pequeño de hombres. Entiendo que en muchos documentales de este estilo, no se pueda contar en detalle la vida de un soldado raso y se tienda a generalizar en los grandes líderes políticos y militares, pero, en este caso, este estilo de contar la historia es llevada hasta el extremo.
Algo interesante que presenta Un mundo en guerra, es el concepto de base. Habitualmente, la historia nos ha explicado que hubo la Primera Guerra Mundial, seguida del período llamado de «entreguerras» y, finalmente, la Segunda Guerra Mundial, que no deja de ser una consecuencia directa de la Gran Guerra. Pues bien, solo con fijarnos con el título original del documental, The Wolrd Wars, ya vemos que la visión dividida de la primera mitad del siglo XX, se pierde en el camino, ya que el documental, si bien se centra en la Segunda Guerra Mundial y en sus protagonistas, inicia su narración con la Primera, para que comprendamos todo lo que viene después. ¿A qué viene todo este rollo historiográfico? Pues a algo muy sencillo, lo que defiende este documental es que en realidad no se trató de dos guerras divididas por un espacio de tiempo de paz, sino que en realidad se trata de un conflicto que duró treinta y un años, en el que hubo dos períodos de lucha armada y otro de armisticio. Lo sé, esto parece una chorrada, pero conceptualmente esta distintición nos hace ver de forma muy distinta esos treinta años que cambiaron el mundo.
Salvando este tema de carácter historiográfico, solo interesante para los expertos, Un mundo en guerra es, como bien os ibais sospechando, otro documental de la Segunda Guerra Mundial. Pero su divergencia al enfocar el tema, el hecho de incluir la Primera Guerra Mundial y crear un nexo entre ambas, junto su aspecto llamativo y la buena puesta en escena, hace de esta serie documental una interesante y muy divulgativa manera de acercarse a los dos conflictos bélicos más importantes de la historia reciente.