Anacleto: Agente secreto (Javier Ruiz Caldera, 2015)

Normalmente no solemos valorar el cine español, siempre creemos que lo que se hace aquí es de peor calidad que lo americano, ingles, etc. Hasta el punto que cuando vemos una película decente española solemos decir: pues no esta tan mal... para ser española. Ese “para ser” lleva veneno amasao y hace dar a entender que aquí no tenemos calidad. Y nada mas lejos de la realidad, lo cierto es que el cine español tiene grandes títulos, no solo de ahora si no de siempre, la mayoría desconocidos para el gran público ya que por el motivo que sea, publicidad, actores, etc, no se ha dado conocer. Dicho esto, la peli Anacleto está bastante bien…
Basado en las historietas creadas por el dibujante Manuel Vázquez Gallego, tenemos una adaptación en carne y hueso de otro de los clásicos del cómic español. Anacleto, uno de los mejores agentes secretos nacionales, tendrá que proteger a su hijo (el cual no sabe nada de su profesión) de su archienemigo Vázquez tras fugarse de la cárcel en la que Anaceleto le encerró hace un montón de años.
A pesar de que el guión pueda ser típico del género, la peli sorprende agradablemente, no es una adaptación tan fiel como podemos ver en Mortadelo y Filemón pero tiene su toque particular, Anacleto (Imanol Arias) es una mezcla entre James Bond y Superagente 86 entrado en años, a pesar de ello aun tiene agilidad y un instinto asesino brutal. El toque de humor es bastante gamberrillo mezclado con algunas escenas algo violentas, algunos de los tiroteos son bastante Tarantino. El humor viene de las situaciones mas variopintas y de otras mas tópicas en este tipo de parodias,  y sobretodo de dos personajes clave, su hijo y el amigo de este (interpretado por Berto Romero). El hijo (Quim Gutiérrez) es un treintañero algo parado que de la noche a la mañana se entera que su padre es agente secreto y obviamente lo cuestiona todo y lo critica por haberlo engañado durante tanto tiempo, del mismo modo Berto siempre aparece en el momento oportuno para meter la puntilla, el chascarrillo, ese zas típico de Berto, Porque es el mismo Berto que aparece en Buenafuente, o sea la misma forma de ser y la verdad es que es un puntazo.
La cinta avanza bien y no decae en ningún momento, tiene ciertas escenas realmente elaboradas como la que buscan al chivato o la escena de acción en la granja. Son momentos que se alejan de la tónica habitual y de ese modo no se hacen tan previsibles de ver. Sin duda el reparto es de lo mas acertado en cuanto a actores españoles. Aparte de los mencionados, destacar la novia pesada de Adolfo (Alexandra Jiménez) o a Carlos Areces interpretando al malvado Vázquez. Todos conocemos a Areces y a pesar de ser tan característicos en esta ocasión parece que el papel le va grande, no encaja del todo, pero sus secuaces son unos cachondos.
En definitiva una buena peli cómica de uno de los clásicos del tebeo español el cual puede presumir con otras producciones mas internacionales. Son de esas pelis que se merecen mas reconocimiento del que tienen.