Dragon Ball Z: La resurrección de F (Tadayoshi Yamamuro, 2015)

Tras el jarro de agua fría que supuso Dragon Ball Z: La batalla de los dioses, se esperaba que la nueva peli arreglara los fallos de la anterior y mejorase un poco el nivel de calidad, pero me temo que nos vamos a llevar otro chasco.
La resurrección de F va directo a la nostalgia, como a muchos seguidores de la serie, Freezer es considerado uno de los mejores villanos de la saga Dragon Ball y verlo aparecer de nuevo en escena es siempre gratificante, pero claro, el nivel de fuerza de Freezer ha quedado desfasado en comparación a los Saiyajins y demás, así que uno de los puntos fuertes de la película era descubrir que Freezer tenía una nueva transformación más poderosa.
La historia transcurre meses después de La batalla de los dioses, Sorbet el general que queda a cargo del ejército de Freezer tras que este y su padre murieran, decide resucitarlo de nuevo ya que el poder del imperio de Freezer se ha ido debilitando desde entonces, para ello acude al planeta tierra para que, invocando al dragon Shenron este lo resucite. Freezer una vez resucitado, pretende vengarse de Goku y compañía, sabiendo que sus rivales han aumentado su fuerza a niveles considerables, este decide pasar un tiempo entrenándose para llegar al mismo nivel. Una vez está preparado, Freezer vuelve a la tierra para vengarse de Goku. Freezer los sorprende con su nueva transformación cuyo poder está por encima del Super Saiyajin Dios (SSG), pero tanto Goku como Vegetta también han aumentado su poder gracias al entrenamiento de Wiss.
Si se mira fríamente, esta película tiene el estilo clásico de las OVAs míticas de Dragon Ball, su desarrollo viene siendo el mismo: Malo aparece en escena, malo lucha contra los compañeros de Goku, estos no duran nada, Goku aparece en el momento oportuno para salvar a sus amigos, malo lucha contra Goku, Goku gana y todos felices. Este es el guion clásico de las películas de Dragon Ball y aunque sea algo repetitivo es de agradecer que vuelvan al estilo más habitual y conocido de la saga, el problema está en lo de siempre, las situaciones absurdas y fuera de lógica que suceden y las cuales destrozan todo lo mostrado, pienso que una serie debe ser coherente con su historia y La resurrección de F se carga la coherencia del manga y del anime por una sucesión de secuencias sin sentido, "espoileo" algunas de las situaciones más absurdas de la película:

  • Por alguna razón, Shenron no puede resucitar a Freezer entero y lo tiene que hacer en pedazos tal y como lo dejó Trunks, aunque Trunks en el fondo lo pulverizó, seguramente sea una escusa para que no resucitara en la tierra y lo detectan Goku y compañia.
  • Freezer solo necesita unos 4 meses en superar el nivel de fuerza de un SSG, con dos meses más seria más fuerte que Bills!!
  • Piccolo, Son Gohan y compañía no pueden con el ejercito de Freezer, soldados cuya fuerza no será superior a la de Zarbon o Dodoria
  • Krilin diciéndole a A18 que no vaya ya que es muy peligroso, pero si A18 es mas fuerte que Krilin. Y encima la tía va y dice que está orgulloso de él.
  • Aparecen casi todos los compañeros de Goku excepto Trunks y Son Goten, ¿¿porque?? no había ninguna razón para dejarlos fuera.
  • En ningún momento explican como Goku y Vegeta han logrado ser Super Sayajin Dios en modo Super Sayajin (SSGSS), aunque supongo que eso se verá en la serie Dragon Ball Super.
  • A Goku en modo SSGSS lo vence Sorbet de un disparo con su arma laser, un personaje cuyo poder no será superior al de Mutenroshi.
  • Freezer por muy malo que sea, nunca representa una amenaza para los protas.
  • El final es de los más absurdos que he visto
  • Vegeta nunca se quitará la etiqueta de ser el segundón.
  • etc........


Como la anterior película, vuelvo a quedarme con esa sensación de que me han tomado el pelo, es verdad que el estilo se asemeja más a las OVAS clásicas, pero es que ni si quiera es mejor que la anterior, es una película que no aporta nada nuevo salvo la transformación de Goku y vegeta en SSGSS, que podría ser totalmente descartable, aun así creo que Dragon Ball tiene mucho potencial y merece una historia más digna y espero, si continúan por este camino, mejoren las historias y que Akira Toriyama no pase de héroe a villano con el tiempo.