Commando (Mark L. Lester, 1985)

Cuando hablamos de tipos duros seguro que a muchos nos viene a la cabeza uno de las actores mas representativos de la época ochentera como es Arnold Schwarzenegger, el austriaco campeón del mundo de culturismo es un referente de las películas de acción, gracias sobretodo a su poderosos músculos y su cara de impasibilidad antes las situaciones que les aguarda. Seguramente las primeras películas que te vengan a la cabeza sean las de Terminator (1984), Depredador (1987) o Conan el bárbaro (1982), en esta ocasión creemos que merece más la pena analizar una de las pelis arquetipo de tipo duro de los ochenta, ni más ni menos que Commando.
Nuestro prota Arnold es John Matrix, un ex-coronel de las fuerzas especiales de estados unidos (de donde si no), que vive retirado con su querida hijita en una cabaña en la montaña. Todos es felicidad hasta que su ex-jefe le comenta que están asesinando a miembros de su antiguo pelotón. Poco después, los malos logran atrapar a Matrix y secuestran a su hija (craso error) con el objetivo de que este coopere, pretenden hacerle conseguir que mate a un presidente de un país de Sudamérica a cambio de la vida de su hija.
Como buena peli de acción de la época tiene todos los clichés del género, el ex-militar retirado, la hija inocente de este en apuros, la chica de armas que se encuentra mas adelante, la banda criminal lideradas por un excompañero suyo, el arsenal del prota, el ejército random que sirve de carne de cañón para las balas del prota, los chascarrillos de turno, etc. Todos esos ingredientes propios que son clave en este tipo de películas. La elección como protagonista de Arnold Schwarzenegger es meramente opcional ya que cualquier actor de la época encajaría perfectamente, Stallone, Norris, Seagal, Van Damme, es un papel que cualquiera de los “clásicos” tipos duros puede interpretar. Pero por supuesto nuestro querido Arnie aporta su toque particular, lo mejor son esos detalles marca de la casa, el primer plano de sus bíceps brillantes y aceitosos mientras lleva un pedazo de tronco a cuestas, sus escasos intentos de expresión facial, sus momentos mato a todo lo que se me ponga por delante, y con todo tipo de objetos, ya sean armas blancas, automáticas, semiautomáticas, granadas, lanzacohetes, minas, sus puños, y un gran etcétera. 
Esta claro que si te olvidas de sus fallos de guión, de la escasa interpretación de los actores y de algunas escenas de acción pasadas de vuelta se convierte en una genial película de comedia no pretendida, y como buena peli de acción que se precie, ahí van algunas frases lapidarias:

—Recuerda que estás en la dirección del viento, la corriente los puede descubrir. —¿El viento?, ¿crees que a lo mejor podré olerlos? —YO los olí.
—¿Hay rastro de Matrix? —No señor, sólo estos cadáveres...
—Eres muy ocurrente Sully por eso a ti te mataré el último.
—¿Tienes miedo cabrón? haces bien porque este boina verde te va a dejar para los tigres. —Yo desayuno boinas verdes, y ahora tengo hambre.
—Llame al edificio federal, que ocupen todos los canales de policía de tierra, mar y aire en la zona.
—¿Qué cree qué va a ocurrir? —La tercera guerra mundial
—¿Te acuerdas que te dije que te mataría el último? MENTÍ
—¿Dejaste algo para nosotros? —Cadáveres.