Narcos T.1 (Netflix, 2015)

Pablo Emilio Escobar Gaviria, más conocido como el Patrón, es posiblemente el narcotraficante más importante de todos los tiempos, su fortuna fruto del tráfico de cocaína superaba los miles de millones de dólares, era tan grande su popularidad como su actos terroristas, que lo vinculan al asesinato de más de 10000 personas, tal era su poder que hasta puso en jaque a su país natal Colombia. Narcos nos traslada a los años ochenta, donde veremos cómo este personaje pasa de ser un traficante más, de los muchos que hay en ese país, a ser el más importante y peligroso de todos.
A todos nos suena el nombre de Pablo Escobar y no es la primera vez que se lleva a la pantalla, a parte los documentales típicos, tenemos la serie Escobar, el patrón del mal (2012), una telenovela Colombiana bastante popular, o por ejemplo la última película que se hizo Escobar paraíso perdido (2014), con el propio Benicio Del Toro como protagonista. Pero sin duda la serie Narcos es la que mejor refleja su historia.
La serie se centra en los esfuerzos de los estados unidos, a través del departamento de operaciones de la DEA y las autoridades y policía de Colombia para dar caza al Cartel de Medellín del cual el líder es Pablo Escobar. El protagonista de la DEA nos va narrando las situaciones por las que pasaban para pillarle y nos hace resúmenes de algunas situaciones para que nos vaya quedando clara la historia, es una forma muy amena de resumir momentos ocurridos de Pablo Escobar, lo mejor de todo es que estos hechos se apoyan de los hechos ocurridos realmente, y nos muestran de vez en cuando grabaciones reales de la época, de telenoticias, prensa, fichas policiales, etc, algo que dota de mucho realismo la serie llegando incluso a parecer una serie biográfica. A pesar de eso, no pierde ritmo y no deja de ser una serie del estilo policiaca, donde aparte de ver el lado de la policía para atrapar al el capo vemos el lado de este para intentar evitarlo. 
En una serie así es muy importante el elenco de personajes, nuestro prota es el agente de la DEA Steve Murphy (Boyd Holbrook) que junto a su compañero Javier Peña (Pedro Pascal) serán los encargados de intentar meter entre rejas a Escobar. Ambos harán lo que haga falta, tanto dentro como fuera de la ley para pillarle, todo eso mientras el propio gobierno de Colombia también quiere darle caza al narcotraficante. Para el papel de Pablo Escobar han cogido a Wagner Moura, un actor brasileño de físico parecido cuyo principal hándicap es conseguir ese acento "paisa" de Colombia, y es aquí donde seguramente más críticas y diferencias de opiniones habrá. Porque a pesar de ser una serie estadounidense, en la mayoría de casos los personajes hablan en su propio idioma natal, nada de lo típico que nos encontramos en muchas series americanas que todos hablan en inglés pero con un poco de acento y ya está, aquí si es latino hablará en castellano con sus compatriotas, es por eso que si el actor no es del mismo país al que interpreta los acentos,  para muchos no quedarán bien, esto sobretodo lo notarán mas en latinoamérica donde distinguen mejor los acentos de cada país. Un español o alguien que no hable castellano no va a detectar esos fallos. A pesar de esos "problemillas" Wagner Moura es del todo creíble y hace un muy buen papel de Escobar, así como el resto de actores, no hay ninguno que desentone demasiado.
La primera temporada consta de 10 capítulos los cuales no terminan la historia de Pablo Escobar, es por eso que ya está en marcha la segunda temporada, la serie ha pisado fuerte y es una de los mejores estrenos que se han visto en 2015, esperemos que en 2016 siga igual. Una buena puesta por parte de Netflix cuya principal ventaja a la hora de ver las series es que las temporadas se se suelen estrenar enteras, nada de ir esperando cada semana a que llegue un capítulo nuevo, de esta manera tú eliges cuando verlas, claro que cuando son series muy buenas como esta te las vas a ver en un periquete.