K-Pax. Un universo aparte (Iain Softley, 2001)

Mark Powell (Jeff Bridges) es un reputado doctor del Instituto Psiquiátrico de Manhattan. Un día, recibe un nuevo paciente llamado Prot (Kevin Spacey), su “locura”, por así decirlo, es que dice venir de un planeta llamado K-PAX.  Powell que al principio se mantiene muy escéptico, como es lógico, se irá poco a poco convenciendo más de que este paciente es diferente respecto a los otros que ha tenido.
Lo primero decir que a esta película se le ha criticado mucho por ser un plagio de una película Argentina llamada Hombre mirando al sudeste del año 1986, ambas mantienen la misma historia incluso con personajes parecidos, a pesar de haber tenido una demanda de por medio, no ha seguido su curso y la cosa se quedó ahí, con lo que el tema del plagio se quedó en el olvido.
A su vez, K-PAX está basada en la novela homónima del escritor Gene Brewer.
Bien, al margen de esto hay que reconocer que es una película que está muy bien. Comienza de manera ágil y misteriosa con una trama que poco a poco te va enganchando, los mejores momentos son las charlas entre Prot y Powell sobre su condición de extraterrestre. Aquí es donde la película juega con el misterio y nos va haciendo dudar sobre la naturaleza de nuestro protagonista, lo mismo que le pasa al doctor. Y es que Prot parece saber cosas que ningún otro humano sabría, incluso los propios amigos físicos del doctor quedan extrañados al comprobar cómo Prot sabe situar su planeta y sistema Solar dentro del mapa estelar que le muestran, y el cual lo científicos aun no sabían determinar unas perturbaciones que sus cálculos matemáticos no resolvían.
Y no solo eso, al estar internado en el psiquiátrico, ya que no puede salir, irá alterando la vida de los ingresados haciendo que cambien sus conductas, algo que vuelve locos a los empleados del centro.
Como ya digo, la historia gana interés a medida que avanza y es que además cuenta con un dúo de protagonistas excelentes. Kevin Spacey es un pedazo de actor, todos lo sabemos, y su forma de actuar siendo Prot es curiosa y divertida, verle comerse un plátano entero sin pelarlo tiene su mérito. Del mismo modo, la seriedad y escepticismo que muestra Jeff Bridges hacen que se vean como un dúo peculiar que se complementan el uno al otro. También es verdad que conforme avanza la trama, a pesar de resultar más interesante argumentalmente, pierde el ritmo que tenía en la primera parte de la película y eso hace que decaiga un poco. Aunque el final es de esos que contentan a todos, vamos que lo dejan a la interpretación de cada uno.    
K-PAX creo que es de esas películas que todo el mundo debería de ver, al margen si es considerada un plagio o no, son de esa clase de películas que no hacen mucho ruido, no han tenido mucha repercusión mediática pero suelen agradar a la mayoría. Por cierto, mención especial a la banda sonora, con unos temas a piano muy bonitos.

«Quiero decirte algo que no sabes aún. Los K-PAXianos hemos vivido lo suficiente como para saber que el universo se expandirá y luego se comprimirá, luego se expandirá y se comprimirá otra vez, este proceso se repetirá eternamente. Todo será como es ahora, los errores que cometas ahora los volverás a vivir. Cada error que cometas lo vivirás una y otra vez, para siempre. Mi consejo es que lo hagas bien esta vez, porque esta oportunidad es la única que tienes»