John Wick (Chad Stahelski, David Leitch, 2014)

John Wick parece el típico hombre normal al que le ha pasado una desgracia, su mujer falleció hace poco y él intenta superarlo a duras penas, su vida parece monótona, aburrida hasta que un grupo de criminales entran en su casa destrozándolo todo entre ellos los recuerdos de su mujer. Ante tal salvajada nuestro protagonista iniciará una búsqueda por toda la cuidad para encontrar a estos delincuentes y vengarse de ellos. Y es que John Wick en otra vida fue un asesino a sueldo retirado. Keanu Reeves deja a un lado el cine oriental para ofrecernos un thriller con mucha carga emocional. Volviendo al rol de héroe de acción, John Wick es una máquina de matar, un asesino frío y metódico al que le han cabreado. Un personaje que nos recuerda sobradamente al Neo de Matrix, algunas escenas de acción es como si viéramos a Neo pegando tiros por ahí, también es verdad que la capacidad interpretativa de Keanu Reeves parece bastante limitada. Es cierto que el guión y el personaje hacen que la forma de ser del actor encaje perfectamente, pero no hay prácticamente diferencia de como interpretaba a Neo a como interpreta este, da la sensación de que John Wick es un Steven Seagal de siglo XXI solo que de bajona. Quitando eso, que no es un punto negativo si no más un apunte, la película ofrece lo que ya hemos visto en muchos thrillers de acción pero con un toque propio que a pesar de no ser nada especial, hacen que la mires con gusto. Sin ir mas lejos, es el primer film de estos directores, eran conocidos por ser directores de dobles de acción, participando en pelis tan conocidas como 300, Matrix o V de Vendetta por lo que se entiende perfectamente que acabaran realizando este tipo de películas. La peli no revoluciona, no tiene grandes giros argumentales ni nada pero sí que ofrece lo que se le pide a este tipo de películas. Las escenas de acción están muy bien rodadas y son intensas, todo lo que gira en torno a la organización en la que Wick trabajaba denota cierta elegancia y glamour, ademas cuenta con una buena compañía de actores como Michael Nyqvist o Willem Dafoe, si hasta sale Ian McShane haciendo un papel mas que interesante. La película se convierte en una sucesión de escenas en las que Keanu mata a todo el que se le interponga, la peli esta hecha para que el actor se luzca y sea el foco de atención, siendo el actor el principal protagonista quedando los demás relegados a un segundo plano, esto unido a unos secundarios más que creíbles y los pocos detalles sobre la vida de Wick hacen que para los amantes del género se convierta en una mas que agradable película.