Star Trek: Más allá (Justin Lin, 2016)

Este año la saga Star Trek cumple medio siglo, cincuenta años de aventuras por el universo conocido, y no tan conocido, con la nave USS Enterprise como buque insignia y su tripulación. Star Trek: Beyond se convierte en la última película realizada hasta el momento de todo el gran universo de Star Trek.
Tras varios años recorriendo el espacio profundo, la nave USS Enterprise y su tripulación, encabezada por el capitán Kirk, y su segundo el comandante Spock, acuden a una señal de socorro de un planeta lejano, desconocen que se trata de una trampa organizada por un villano desconocido llamado Krall.
Esta es ya la tercera entrega “moderna” de esta saga y ¿qué nos encontramos? Lo primero, un cambio de director, J.J. Abrams está muy ocupado con las de Star Wars y evidentemente no podía estar pendiente de esta, a si que se ha limitado a hacer de productor y el puesto de director se lo han dado a Justin Lin. Este es de sobra conocido por la saga Fast & Furious (A todo gas). Las ultimas pelis han dado un nuevo estilo a la saga y se han convertido en un éxito en taquilla. La opción a priori no es mala si queremos tener una de Star Trek entretenida con grandes dosis de acción. Para el guión vuelve a estar involucrado Simon Peg, que a parte de ser al que da vida al personaje de Scott, se ha encargado el tío de darse mucho más protagonismo en la peli. Y para eso lo hemos visto en una especie de dúo cómico con Karl Urban, las escenas que salen los dos son graciosas y se les ve que hay química entre ellos, son dos personajes que caen bien. Por lo demás, la peli es muy continuísta y no se aleja mucho de lo que ya hemos visto en las anteriores. En esta ocasión, la historia queda lejos de la tierra y ya por fin deja de ser atacada por el enemigo, algo que ya aviamos visto en las anteriores, pero en cambio se han inventado una nueva estructura, que hace como zona de reunión de diversas razas, para que el malo de turno la intente destruir. La verdad es que en esta ocasión, el malo protagonizado por Idris Elba no está a la altura de los malos anteriores como Eric Bana o Cumberbatch. Es un malo más, el típico malo de manual, es por eso que el nivel de esta película está por debajo del mostrado por las anteriores, no es que sea mala, de hecho es bastante entretenida y divertida, pero simplemente no da más. En realidad, es como si fuera un capítulo cualquiera de la serie Star Trek, y en eso se nota la mano de Simon Peg, que siendo fan de la saga le ha dado ese estilo más cercano a las series, algo que los Trekkies entenderán mejor. Los personajes son los ya conocidos por las anteriores, más la actriz Sofia Boutella que hace de Jaylah y a Idris Elba que hace del malo de turno Krall. Este es un enemigo nuevo que no aparecía en la serie clásica. Además, como era de esperar, ha habido una pequeña dedicatoria al actor Leonard Nimoy, el Spock de toda la vida, y al del actor que da vida a Chekov, Anton Yelchin, que falleció este año aunque pudo participar en la película.
Por lo demás, tenemos a una peli de Star Trek entretenida, sin grandes pretensiones pero que no llega al nivel de las anteriores, aún así muy disfrutable y si este es el camino que quieren seguir, pues no esta nada mal. Espero que veamos otra aventura de la nave enterprise, larga vida y prosperidad.