Invasión USA (Joseph Zito, 1985)

Gracias a la magia de internet, Chuck Norris se ha convertido en el tipo duro más popular del género de acción, la indecente cantidad de memes que se han generado debido a sus películas le han convertido en el icono de héroe de acción, por lo que es mundialmente conocido. Lo más curioso es que sus películas no son digamos, de lo mejor del género. Solo una reducida audiencia de público sería capaz apreciarlas. Su éxito más reconocido es la de protagonizar la serie Walker Texas Ranger, cuya fama le ha generado casi todas las parodias hasta la fecha.
En cuanto a pelis, una de las más reconocidas sería la de Delta Force (1986) o la de Desaparecido en Combate (1984). Pero donde conocimos por primera vez a nuestro reparte hostias preferidos es en la de El furor del dragón (1972), en esa escena mítica combatiendo contra el mismísimo Bruce Lee en el coliseo romano, una joya que es ya un clásico del cine.
Pero como en esta ocasión nos centramos en la de los tipos duros más duros del cine, Creemos que Invasión USA es una buena carta de presentación
Mikhail Rostov (Richard Lynch), un peligroso terrorista que dirige a un grupo de mercenarios sin escrúpulos, planea comenzar una campaña de terror en los Estados Unidos, pero antes pretende acabar con Matt Hunter (Chuck Norris), antiguo integrante de la CIA, que fue su bestia negra en el pasado. Mientras que Hunter trata de salvar su vida de cientos de enemigos que le buscan por todo el país, tendrá que destruir los planes de Rostov que amenazan la estabilidad del país.
La peli, bueno… vamos a ser sinceros, es malísima. Pero eso viéndolo con el criterio actual que tenemos sobre las películas de acción, por eso hay que ponerse en el contexto de cuando se hizo. En los ochenta predominaba un estilo por encima de todos, el de que USA son los buenos y el resto son los malos. Y el principal enemigo, como no, tenían que ser los rusos/soviéticos. Es por ello que tenemos miles de películas en los que los rusos son unos terroristas muy malos y los americanos por suerte siempre tienen a un héroe cualquiera capaz de vencerlos a todos con un par de patadas y mucha munición. Y más o menos eso es lo que nos encontramos. Pero como el protagonista es ni más ni menos que Chuck Norris la cosa cambia completamente, más que nada porque ya no te la tomas en serio y se convierta en una película de humor, vas con la mentalidad de esperar a ver las escenas donde se enfrenta a un montón de enemigos, las explosiones gratuitas, las frases y chascarrillos que va soltando mientras liquida al esbirro de turno… esas cosas que hacían grande al género de la época y por la que nos gustaba tanto. Todos los tipos duros tienen su peli cliché por excelencia, el problema es que esta no está a la altura. El estilo es parecido a la de otras como Jungla de cristal o Commando o Alerta Máxima, pero la realización es bastante más mediocre, no es épica, no tiene grandes escenas y el plan del villano deja mucho que desear, no ves que haya peligro en ningún momento ni que el malo le ponga las cosas difíciles al protagonista, pero claro, siendo el protagonista Chuck Norris, ¿quién es el guapo que se atrevería a enfrentarse con él? estamos hablando del mito, la leyenda, la máquina de matar definitiva, por lo que no es de extrañar que los malos no estén a la altura, de hecho nadie está a la altura en sus películas.
Así que, si te la tomas con humor y estás en esos días en los que no eres muy exigente con la calidad de la película, te puede llegar a entretener. Si no es así te va a parecer una basura y con razón. Lo mejor, el póster de la película.


Una lapidaria:

Después de disparar a uno de los malos

-¿Vas a hablar?
-¡Muérete!
-No tengo intención.