La llegada (Denis Villeneuve, 2016)

Doce naves alienígenas de más de 450 metros de altura han llegado a la Tierra, situándose en diversos puntos del planeta, los altos mandos militares piden ayuda a una experta lingüista para intentar averiguar si estos extraterrestres vienen en son de paz o suponen una amenaza. Poco a poco la mujer intentará aprender a comunicarse con los extraños invasores, poseedores de un lenguaje propio, para dar con la verdadera y misteriosa razón de su visita a la Tierra.
Esta basada en el relato corto "The Story of Your Life" del escritor Ted Chiang, ganador de los reconocidos premios de ciencia ficción Hugo y Nebula.
La llegada (The Arrival) es de esas pelis que creemos que va por un camino pero en realidad va por otro lado. Aunque parezca una película de ciencia ficción, es solo un envoltorio, muy bien recubierto, para mostrarnos lo que realmente trata la película. Todo el film se centra en la protagonista, lo descubrimos en una historia que nosotros creemos que sigue una trama lineal pero que en realidad está desarrollada de tal forma que nos hace creer algo que luego no es. Este juego es esencial para entender el recurso que en este caso nos muestran estas criaturas extraterrestres con las que los humanos hacen contacto. Al parecer dichas criaturas se relacionan con un lenguaje realmente complejo, nuestra protagonista será la encargada de intentar descifrarlo y conseguir comunicarse con esos seres. Una tarea a priori imposible, ¿cómo se podría entender un lenguaje que ni siquiera es parecido al nuestro?, probablemente su forma de pensar y de concebir la realidad, serían radicalmente distinta a la nuestra. Lo interesante respecto a otra películas de este tipo es que no se nos presentan como un ataque a la raza humana o una invasión apocalíptica. Todo es muy sencillo, minimalista, incluso las naves que aparecen en la tierra son muy simples. El aspecto visual que el director ha querido transmitir es eso. Aquí no hay grandes pretensiones ni alardes de efectos especiales. Es una peli sencilla pero con una trama potencial, mucho mas profunda y filosófica de lo que parece.
La interpretación creíble de Amy Adams resulta fundamental, ya que es ella la que carga con el peso de todo el argumento. Es la protagonista absoluta, y el resto de personajes son en realidad secundarios que giran en torno a su historia.
Hay que reconocer que la película está bien hecha en todos los aspectos. Quizá el aspecto negativo es el de siempre en este tipo de películas. Ya que como no, los Estados Unidos de América son siempre los “salvadores”, los que consiguen arreglar la situación, mientras que los “malos” son Rusia o China intentando liarla siempre. Pero bueno, estas “americanadas” no creo que cambien nunca, al fin y al cabo la película la han hecho ellos.
En definitiva una de las mejores películas del 2016 cuyo éxito le ha valido para estar nominada en los Oscars. Cuenta con ocho nominaciones incluyendo la de mejor película y mejor director.