Kung Fu Sion (Stephen Chow, 2004)

Después de la flipada a lo Oliver y Benji (Supercampeones) de Shaolin Soccer (2001), Stephen Chow nos deleita esta vez con el frikismo del kung-fu. El resultado: una comedia de artes marciales que sorprende de principio a fin. 
La historia se sitúa en un bloque de casas típico chino, los vecinos hacen su rutinaria vida hasta que un grupo de mafiosos, conocidos como los Hachas, pretenden extorsionarlos. Pero los vecinos del bloque no se lo pondrán fácil, puesto que algunos de ellos son expertos luchadores de artes marciales. Entre medias, Sing (Stephen Chow) y su compañero, un par de delincuentes de poca monta, pretenden formar parte del clan del Hacha ayudándolos a conquistar el barrio. 
A priori nada llama la atención de esta película, parece una más del estilo de Jackie Chan, un poco de humor mezclado con escenas de combate, pero lo absurdo gana enteros cuando ves lo exagerado de algunas escenas. El punto humorístico parece más del estilo de los cómics o dibujos tipo el Correcaminos. Momentos que no te esperas y te dejan descolocado pero que se hacen divertidos, porque el humor rebosa en todas las escenas y en todos los diálogos. Y es aquí donde hay que poner un punto y aparte para hablar del doblaje al castellano. Todos sabemos que el doblaje desvirtúa la actuación del actor y aunque aquí en España, en general, se hace buen doblaje no todas las películas están al mismo nivel. Sin embargo, en la comedia sí que han sabido algunas veces darle un toque especial a los doblajes de película, de esta manera hemos tenido doblajes tan geniales como el de Austin Powers (la dos y al tres), Ali G anda suelto, Las aventuras de Ford Fairlane o algunas películas de animación. Cierto es que estos doblajes no respetan a la voz e incluso a veces al dialogo original, pero bien usados son un plus en cuanto a comicidad, y más cuando estamos hablando de películas de comedia con mucho humor absurdo. Del mismo modo, en Kung Fu Sion han querido darle un estilo peculiar y muy cómico. Y es que oír a chinos hablando con acento andaluz, gallego, catalán, de prácticamente cualquier región de España e incluso extranjeros, como el acento francés, argentino o italiano, pues es tronchante, algo que no te esperas y te choca al principio pero que acabas viendo con buenos ojos al final de la película. Y es que esta peli señores, no es para tomársela en serio, es una peli perfecta para ver con amigos sin pensar en argumentos o interpretaciones trabajadas, es para pasarlo bien y punto. Aun así, como película de artes marciales tiene su encanto y una muy buena realización en cuanto a las coreografías y combates, hay escenas muy bien elaboradas con gran cantidad de efectos visuales, sorprendente para este tipo de películas, se nota que esta película está más enfocada para al mercado occidental, por algo en 2005 se convirtió en la película en lengua extranjera más taquillera en estados unidos, con unos ingresos a nivel mundial de 100 millones de dólares, algo histórico en el cine de Hong Kong. Sin duda más que merecidos para esta gran película de la que al principio no esperas nada.