Castlevania T.1 (Netflix, 2017)

De la mano de Netflix nos llega esta serie basada en una de las más populares sagas de videojuegos. Castlevania ha tenido un amplia trayectoria en el entretenimiento digital y desde su primer juego, allá por el año 1986, se ha convertido en uno de los clásicos del mundo de los videojuegos. La serie de Netflix coge de base al juego Castlevania III Dracula’s Curse publicado por Konami en 1989 para la plataforma Nintendo Entertainment System (NES), por lo que la historia viene a ser la misma. 
Es el año 1476 y el conde Drácula ha empezado a devastar Europa con un ejército de monstruos. La historia sigue los pasos de Trevor Belmont, el último miembro de un largo linaje dedicado a capturar y erradicar cualquier peligro sobrenatural que amenace a los humanos. A Trevor no le quedará mas remedio que poner rumbo a Valaquia para derrotar al mismísimo Drácula, por suerte no estará solo y por el camino se encontrará con personajes que le ayudarán en tan arriesgada tarea.
Normalmente siempre que se hace alguna peli o serie basada en un videojuego nos encontramos en que la calidad no suele ser muy elevada, vamos que nos acaba decepcionando, casos hay miles pero en esta ocasión podríamos encontrarnos con una excepción, la verdad es que tampoco se puede decir que sea una pedazo serie puesto que de momento esta primera temporada consta solamente de cuatro capítulos, sí cuatro capítulos de veinte minutos por lo que no deja de ser como una película de hora y veinte. Y ese es el principal problema, no deja de ser un inicio, una introducción a una futurible historia que de momento ha empezado muy bien. Estos escasos capítulos nos dejan ver como se desarrolla la serie, hay una trama interesante, ambientada con un folklore clásico de la literatura y el cine, con vampiros, hombres lobo y demás, el protagonista principal tiene carisma, con un estilo chulesco y pasota muy propio de los cómics. En cuanto al nivel visual, no es que sea nada del otro mundo pero se deja ver. El estilo de dibujo es realista y adulto, no es una serie para un publico infantil aunque tampoco es ultraviolenta. 
En general la serie pinta muy bien aunque sabe a poco, demasiado a poco, no te da tiempo a poder valorarla correctamente, la historia no deja de ser una introducción a su mundo, supongo que el escaso numero de capítulos hacían entrever un miedo por parte de la productora a que no funcionara. Por suerte la acogida ha sido buena y Netflix ya ha dado el visto bueno para una segunda temporada con el doble de capítulos. Esta vez quizá tengamos una adaptación digna de un clásico de los videojuegos.