Invasión a la Tierra (Jonathan Liebesman, 2011)

Estamos en agosto de 2011 y los medios de comunicación informan de la repentina aparición de un grupo de meteoritos que se aproxima a la tierra, su punto de trayectoria son distintas ciudades importantes del mundo entre ellas Los Ángeles. Los soldados de la base de Camp Pendleton son movilizados para la evacuación de la zona. Pero esos meteoritos no son lo que parece ser.
Estamos ante la típica historia de marines en tierra hostil, en esta ocasión son alienígenas que vienen a invadirnos (para variar), pero se podría cambiar al enemigo por el ejercito de algún país conflictivo con USA y el resultado sería el mismo. Ya que en esta ocasión, los extraterrestres no traen grandes naves ni armamento, mas bien vienen en plan guerrilleros, luchando de tu a tu contra los soldados, con mucho infantería terrestre y un poco de apoyo aéreo, es por eso que el estilo bélico recuerda a cualquier peli moderna ambientada en oriente medio tipo Black Hawk derribado (2001), solo que con aliens como enemigos. El estilo de grabación en ocasiones tiene un enfoque documentalista o de cámara en mano, es decir, como si hubiera alguien grabándolo allí en directo, por eso hay bastantes momentos donde la cámara se mueve mucho y se pierde el encuadre, un efecto que para este estilo de narración encaja perfectamente, te mete de lleno en el conflicto. Como era de esperar, la narración es flojilla y lo que destacan son los clichés clásicos del cine bélico americano. Por supuesto tenemos al protagonista, el sargento Michael Nantz (Aaron Eckhart), que perdió a varios compañeros en misiones anteriores, pero que él solo vale por un comando entero. También tenemos al teniente novato que comanda el batallón y que al principio se encuentra descolocado pero que va ganado confianza, el soldado que se sacrifica en plan ¡¡¡iros sin mi!!! cuando está gravemente herido, los civiles que se encuentran y hay que proteger, etc. Sin olvidar el fabuloso discurso patriota de nuestro protagonista con el fin de motivar al grupo, eso sí, sin llegar a la epicidad del fabuloso discurso del presidente de los Estados Unidos en Independence Day (1996). En fin, todo eso que ya hemos visto en muchas pelis del estilo. Pero no por ello hacen que sea una mala película, tampoco es que sea un peliculón pero al menos es entretenida y cumple lo que promete. Lo mismo pasa con los efectos especiales, están dentro de lo esperado, hay momentos de explosión, los alienígenas dan el pego, aunque evidentemente no hay tampoco un esfuerzo por recrearlo todo de manera ultrarealista, dentro de la ciencia ficción todo es bastante creíble. El reparto tiene caras conocidas como el protagonista Aaron Eckhart el cual hizo de Harvey Dent (Dos caras) en El caballero Oscuro (2008), o Michelle Rodriguez haciendo el papel de tipa dura, vamos el papel que hace siempre.
En definitiva, una película de invasión alienígena narrada desde el punto de vista de un pelotón de marines que prácticamente están solos ante el peligro en un campo de batalla que es la ciudad de Los Ángeles, de ahí el titulo original Battle: Los Angeles, no ofrece nada nuevo y espectacular pero al menos entretiene en sus casi dos horas que dura la película.