Alto’s Adventure (Snowman, 2015)

Alto’s Adventure es un endless runner, pero sin caer el defecto del recargado Temple Run 2, sino que todo está ambientado en una montaña minimalista de visión lateral.
Aunque en apariencia parezca algo simple, es decir, un juego plataformero para móviles más, en realidad hay un intenso trabajo en todos los detalles para ofrecer una profundidad sutil pero atractiva. Desde un cambio de perspectiva en los edificios ante los que pasa nuestro personaje, a pequeñas animaciones —como las graciosa manera que tienen las llamas de descenderá las nevadas colinas—, hacen que no juguemos solo para ganar puntos, sino para disfrutar del paisaje. En este sentido, existe el modo zen, en el que nos olvidaremos de puntos, enemigos y obstáculos para centrarnos solo en esquiar
Además, el juego no consiste solo en sobrevivir a los obstáculos, sino que también hay que superar ciertos retos que nos permitirán desbloquear nuevos personajes con nuevas habilidades, todos ellos con una personalidad y un trasfondo único que nos permite, no solo utilizarlos sino empatizar con ellos, como el más divertido de todos, la llama Felipe.
Pero que no os engañe que sea un juego para iOS y Android y cuya mecánica sea sencilla, porque tiene todo lo necesario para convertirse en uno de los clásicos que todos recordemos dentro de unas décadas. Por un lado ofrece una jugabilidad apta para todos lo públicos ya que lo único que tiene que hacer el jugador es pulsar la pantalla para que el personaje salte mientras avanza de forma automática por una colina nevada mientras recupera las llamas que se han escapado. Y, por el otro, pero aún más importante, nos ofrece una atmósfera única que le dan al juego la personalidad necesaria para que nos entre por la vista.
El resultado es un juego maravilloso con el que pasaremos horas y horas sin darnos cuenta.