Until Dawn (Supermassive Games, 2015)

De la mano de Supermassive Games tenemos uno de esos juegos que cruzan la línea entre el cine y los videojuegos, una aventura de terror adolescente interactiva donde nuestras decisiones marcaran el transcurso de la historia y los personajes.
El punto de partida es el famoso recurso del efecto mariposa, ese que dice que cualquier cambio por pequeño que sea puede llegar a significar un cambio importante y brusco, o lo que el aleteo de una mariposa puede provocar un tifón al otro lado del mundo. Esto es debido a que durante la historia deberemos tomar decisiones que provocaran un cambio en la trama y en la relación entre los personajes, de ese modo es posible que los jugadores puedan mantener con vida a los personajes como también de terminar con los protagonistas muertos, lo que da para diferentes caminos y escenarios, además de ofrecer varios finales alternativos.
La historia nos sumerge en la típica trama que hemos visto miles de veces en el cine juvenil estadounidense, un grupo de chavales se reúnen en una casa apartada en las montañas donde comienzan a suceder cosas extrañas. Por supuesto como buena historia del género tenemos todos los clichés propios como el de separarse en grupos, el inspeccionar ese ruido extraño que viene de la parte más oscura de la casa, el de tropezarse mientras corres, etc. Cierto que en esta ocasión seremos nosotros los que decidamos qué hacer. Por su puesto los personajes cumplen con el estereotipo propio del género, tenemos al chico friki, al guapo y carismático, al atlético y deportista, y por el lado de las chicas tenemos a la simpática y sensible, la presumida y pija, etc. Por supuesto con líos amorosos de por medio. El total son unos diez amigos cuyos rostros están basados en los de actores conocidos gracias al método de captura de movimientos, de esta menara podremos reconocer a Hayden Panettiere, a Rami Malek o a Peter Stormare entre otros. El juego viene traducido y doblado al español por lo que la sensación peliculera estará a la altura, casi podrías dejar el mando en la mesa, aunque mejor que no por si tuvieras que pulsar algún botón en un momento dado. 


El sistema de control es parecido al de otros juegos del género como Heavy Rain o Life is Strange, donde controlamos al personaje y podemos interactuar con el entorno mediante la combinación de botones o quick time events (QTB), donde la rapidez en pulsar dichos botones puede hacer que varíe la situación, por ejemplo: si estamos corriendo y hay un tronco en el suelo debemos pulsar rápidamente un botón del mando para que salte y lo esquive, o de lo contrario nuestro personaje tropezará haciendo que cambie el transcurso de la historia, del mismo modo, en función de las respuestas que elijamos mejorará o empeorará las relaciones entre los personajes. Es por ello que cada partida será diferente a la anterior y si queremos descubrirlo todo habrá que rejugarlo varias veces. El problema es que en este tipo de juegos comprendes que no hay tantas variaciones en el camino como a priori parece y en ocasiones da igual la opción que elijas puesto que hay un mínimo de trama que se debe seguir. La historia en sí dura unas ocho horas, suficiente para no hacerse ni pesado ni demasiado corto, contiene coleccionables y algún que otro secreto a descubrir.  


Until Dawn se podría decir que es una película interactiva de terror adolescente donde seremos nosotros los que decidamos lo que les pase a los protagonistas, a veces queriendo y muchas otras veces sin querer, cada decisión y cada partida pueden ser diferentes. El juego es exclusivo de la plataforma PlayStation 4.