En esta moda de Disney de hacer remakes de carne y hueso de las películas de animación, le ha tocado el turno a Aladdín, uno de los grandes clásicos y una de las mejores películas de esta franquicia de la que ya hemos hablado, por lo que vamos a analizar principalmente las diferencias entre la nueva y la clásica de 1992.

Entre el revuelo y la expectativa de esta nueva película estaba la inclusión del conocido actor Will Smith como el genio de la lampara, el principal reclamo con el que se anunciaba la película, y eso que en los primeros tráilers hubo mucha polémica por el aspecto del personaje, pero tras ver la película -con cierto escepticismo al principio- tengo que reconocer que este genio no es tan malo como uno podía esperar. Esta claro que no llega al nivel de la original pero aun así sigue siendo lo mejor de la película, Will Smith se le ve muy crecido y se nota que se lo tubo que pasar muy bien, la peli está hecha de tal manera para que se luzca todo el rato y sea él el centro de atención. En cuanto a Aladdín y Jasmín, la verdad es que los actores cumplen con el perfil pero son totalmente planos, sin destacar y sin ofrecer nada fuera de lo común. Lo mismo pasa con el mono Abu y el loro Iago que quedan muy en segundo plano, con un CGI poco elaborado se nota que no han querido darles protagonismo, como si esos personajes sobraran para la película. Pero el peor personaje, el que menos me ha gustado ha sido Jafar. Se han cargado todo el carisma que tenía el personaje en la peli de animación, este nuevo Jafar no deja de ser un joven modelo disfrazado con cero personalidad, lo han convertido en un malo random que es malo por exigencias del guión y punto, un autentico despropósito, si algo destacaba de los clásicos Disney eran los villanos, únicos, divertidos y con una maldad con sentido y motivada por algún acontecimiento pasado.

En cuanto a la historia, sigue siendo la misma aunque con algunos ligeros cambios propios de las adaptaciones actuales, es una adaptación muy fiel aunque no lo copia plano por plano, sorprende que el director de esta película sea Guy Ritchie y digo sorprende porque no es uno de esos directores que te esperarías ver en este tipo de pelis. Aun así no vas a ver nada propio del estilo de Ritchie, por lo que no esperes nada fuera de lo común.

Por supuesto no podía faltar el gran repertorio de canciones propias de una película así, tenemos todas las de la peli original adaptadas e interpretadas de nuevo para esta película, añadiendo alguna nueva además de coreografías y bailes grupales donde el colorido de los escenarios y la situación en sí recuerdan a las típicas de Bollywood, posiblemente sea lo mejor de la película.

Por supuestísimo que la original de animación de 1992 es mil veces mejor -de eso no hay duda-, pero pensaba que esta sería un autentico despropósito y dentro de lo que cabe, creo que es una de las mejores adaptaciones de estas que se están haciendo con personajes reales. La peli se disfruta, no se hace pesada, a pesar de durar media hora más, y dentro de lo que cabe es entretenida. ¿Era necesario este remake? No. ¿Aporta algo fresco y nuevo? Tampoco. Pero el money es el money y Disney sabe muy bien como estrujarlo.