ant-man-y-la-avispaUna de las preguntas que se hacía todo el mundo después de ver Vengadores: Infinity War era… ¿Qué sucederá en la segunda parte? Y, después, tras darle un centenar de vueltas más al argumento algunos se preguntaron… ¿Dónde está Ojo de Halcón? Vale, de acuerdo, no fueron muchos los que echaron en falta la presencia de Ant-Man en la primera parte del gran evento de los Vengadores, pero, por un razón muy simple, supieron dosificar a los personajes para que tuvieran cabida en el gran argumento que, ahora mismo, está a medias a la espera de Vengadores 4. Fuera quedaron Ojo de Halcón y Ant-Man que, después de lo sucedido en Civil War, hicieron un trato con las autoridades y se encuentran en arresto domiciliario.

Es en San Francisco donde encontramos a Scott Lang, encerrado en la monotonía de su hogar mientras intenta reorganizar su vida tras dejar de ser Ant-Man. Hank Pym y su hija Hope no le dirigen la palabra, además no pueden hacerlo porque están en busca y captura por ser cómplices de Scott, su única conexión con el exterior es su hija Cassie y su amigo Luis, que está montando una empresa de asesoramiento de seguridad, con no demasiado éxito.

A pocos días de terminar su arresto, todo da un giro de ciento ochenta grados y se ve involucrado con los tejemanejes de Hank y Hope que están haciendo lo imposible para rescatar a Janet Van Dyne del Reino Cuántico, ahora que saben que se puede entrar y salir de él. Pero no solo ellos pretenden hacerse con el control de la tecnología para acceder a esa dimensión, sino que también jugaran un papel importante unos mafiosos con ganas de hacer dinero, y un extraño personaje que será llamado Fantasma por su habilidad para traspasar paredes y moverse más rápidamente que nadie.

El tono de la película sigue la estela de la primera parte, en la que las escenas de acción y «ciencia», se mezclan con grandes dosis de humor, gracias, sobre todo, a los personajes de Paul Rudd y Michael Peña, que siguen siendo dos de los grandes atractivos de la cinta. Además, el hecho de que el producto final no ha pasado por las manos de diferentes directores y guionistas (como sucedió con la primera parte), no se tiene la sensación de encontrarse ante un «corta y pega» de diferentes orígenes. En este sentido, el equipo de guionistas (entre los que se encuentra el propio Rudd) y Peyton Reed han sabido hacerse con la historia y presentarnos una película que, aunque aparentemente de segunda línea, consigue mantener un estilo propio sin estar forzada por encajar en el enorme arco argumental del Universo Cinemático de Marvel.

Como no podía ser de otra manera, la película está bastante enfocada al lucimiento de Paul Rudd como cómico y héroe a la vez, pero tiene la capacidad de hacerlo sin chupar cámara todo el rato. Incluso podemos ver como se trata de un argumento coral cuando Hank Pym / Kirk Douglas o Hope Van Dyne / Evangeline Lilly toman las riendas de la acción y Rudd pasa a segundo plano. Del mismo modo que sucede con las nuevas incorporaciones a la familia de Ant-Man: Walton Goggins, un villano al uso pero acertado para el perfil del actor; Laurence Fishburne, que encarna a un antiguo héroe, como Pym fue el primer Ant-Man, sin necesidad de recordar todo su pasado; y Michelle Pfeiffer que da vida a Janet Van Dyne, la Avispa original, pero su incorporación al final es en el justo momento para ver que no se ha forzado su protagonismo.

En resumidas cuentas, todo ello hace de Ant-Man y la Avispa una de las películas más equilibradas de Marvel, a la vez que sigue sorprendiendo por la frescura de sus personajes y por el hecho de que no solo de Vengadores se puede vivir. Después de los pastiches forzados que fueron La era de Ultrón y Civil War, parece que Marvel ha sabido volver a encaminar su estilo lejos de la necesidad de poner en pantalla cuantos más superhéroes, mejor.

Y para aquellos ansiosos que quieran saber que sucede con Ant-Man y el chasquido de Thanos, que tengan un poco de paciencia y miren las escenas post-créditos y sus dudas están resueltas; mientras que para aquellos que solo quieren disfrutar de un blockbuster, que sepan que el argumento tiene un final feliz apto para todos los públicos ajenos a Marvel.