Mientras todo es alegría y jolgorio en Marvel, en DC las cosas no son tan bonitas como debería, y es que eso de intentar hacer lo que ha hecho la compañía rival en unos pocos años no es tan fácil como parecía. La liga de la Justicia supuso un autentico bajón de calidad cuando parecía que DC había encontrado el camino con la de Wonder Woman, la peli mejor considerada de este universo. Pero parece ser que solo fue un espejismo, con Aquaman podíamos tener un cierto paralelismo con Wonder Woman, una peli de introducción en solitario de un personaje a priori interesante.

El personaje de Aquaman ya lo conocimos en La Liga de la Justicia, por lo que no nos pilla desprevenidos, en esa peli vimos como era y las pintas que tenia pero no teníamos un trasfondo del personaje. Aquaman nos narra una historia que ocurre después de lo sucedido en La liga de la Justicia, donde el personaje debe recuperar el tridente de Atlan para convertirse en el rey de Atlantis y evitar una guerra, orquestada por su hermano, contra los de la superficie.

La película nos intercala sucesos y flashbacks de la infancia de Aquaman mientras se desarrolla la historia de nuestro personaje, Jason Momoa es el corpulento actor que interpreta a este personaje y como ya vimos en La Liga de la Justicia, el tío lo hace bien, lejos de parecer un personaje serio y oscuro, aporta cierto humor, de hecho esto es algo común en la película. Posiblemente Aquaman sea la película que tiene un desarrollo más parecido a las de Marvel que a las anteriores de DC, si te dicen que esta es una peli del Universo Marvel te lo creerías, tiene todo lo típico de las de Marvel. De hecho, la peli tiene ciertos parecidos como por ejemplo la de Black Panther, una sociedad superavanzada tecnológicamente pero que mantiene tradiciones arcaicas como ser una monarquía o tener costumbres como las luchas por la sucesión, algo que no deja de ser curioso. En cuanto al guión, pues bueno no es nada del otro mundo, el típico malo de turno que es malo porque lo exige el guión, que quiere librar una guerra con los humanos de la superficie porque sí, luego tenemos al otro típico malo que es malo porque el bueno no salva a su padre -que también es malo- y pretende vengarse por ello, aliándose con el otro malo. El bueno de mientras -con la ayuda de la chica de turno- debe encontrar un artefacto para evitar la guerra que se avecina. Siendo una película de superhéroes tampoco puedes esperar una trama muy elaborada, los protagonistas cumplen, la acción es buena, y los efectos especiales funcionan como debería, destacando sobretodo el CGI que recrea la ciudad sumergida, muy bonita.

En general la película cumple con lo prometido, a algunos les parece la mejor de DC, a otros la peor, lo cierto es que esta dentro de lo que esperas de una película de superhéroes, quizá no llega al nivel de Wonder Woman pero no es una bazofia como Escuadrón Suicida, sin ir más lejos la película ya lleva recaudado más de mil millones de dolares y está confirmada una segunda parte. Si siguen por este camino quizá puedan recuperar el prestigio que se ha perdido con alguna de las anteriores, la peli no engaña a nadie ni pretende ser una obra maestra, simplemente entretiene.