Autores

Francesc Marí
Editor
@franmaricompany
francescmari.com

Escritor historiador, desde la más tierna infancia vive rodeado de cineCine por todos lados. En el sofá, en la cama, en la sopa. Tanto cine que cuando aún habían VHS le salía la cinta por las orejas. Ya en la era del DVD, se decantó por la historia como profesión. Aún así, siguió siendo adicto al séptimo arte y encuentra cualquier excusa para disfrutar de él.

Adicto al cómic franco-belga —su único vicio confesable—, amante de las camisas de cuadros y los calcetines a rayas, sigue pensando que toda película es buena si su banda sonora también lo es. Hoy, aún siendo historiador, sobrevive como crítico de fortuna. Si tiene usted alguna duda sobre cine, y se lo encuentra, quizá pueda contratarlo.

Sus imprescindibles

Una película: Bienvenidos al Norte (Dany Boon, 2008)
Una serie: Blackadder (BBC, 1983-1989)
Un personaje: Tony Stark (Robert Downey Jr.)
Una lapidaria: «No soy honesto. Y de un hombre que no es honesto sólo se puede esperar que no sea honesto. Honestamente, es con los honestos con los que hay que tener ciudado, porque nunca se puede prever cuándo harán algo extraordinariamente… absurdo». – Jack Sparrow al Capitán Barbossa en la Isla de Muerta.

Xavi Serrano
Editor
@Xaseru

Todo comenzó a finales de los ochenta con el nacimiento de un niño, algunos pensaron que era el nuevo mesías, el elegido que guiaría a los seres humanos hacia la verdad, el que lograría sacarlos del mundo del que viven para mostrarles que todo había sido un sueño, que ese mundo no era real, pero la voluntad del niño se doblega con facilidad, así en la adolescencia pasó de ser el elegido a aquél al que no podemos nombrar. Se introdujo en el lado oscuro de las películas, series y videojuegos… y se fue consumiendo lentamente en las tinieblas. Y aquellos hechos que nunca debieron caer en el olvido, se perdieron en el tiempo, la historia se convirtió en leyenda, la leyenda en mito. Hasta que un día aquel niño se convirtió en adulto y tuvo que enfrentarse a los designios de la vida laboral.

Hoy su mayor meta es hacer el vago, y no descansará hasta conseguirlo, mejor dicho, no hará nada para conseguirlo. Puesto que aquel chico aún espera que todo esto sea un sueño.

Sus imprescindibles

Una película: Matrix (Wachowski Brothers, 1999)
Una serie: Battlestar Galactica (Syfy, 2004-2009)
Un personaje: Joker (Heath Ledger)
Una lapidaria: «Me llamo Máximo Décimo Meridio, comandante de los ejércitos del norte, general de las legiones Félix, leal servidor del verdadero emperador Marco Aurelio, padre de un hijo asesinado, marido de una mujer asesinada, y alcanzaré mi venganza en esta vida o en la otra». – Máximo a Cómodo en su primer encuentro en el Coliseo.

Néstor Company
Redactor
@CinedeHollywood
www.elcinedehollywood.com

Siempre dice que no recuerda exactamente cuál fue la primera película que vio en el cine. Probablemente, su familia no tuvo reparos en ponerle ante la gran pantalla incluso cuando no podía entender plenamente por qué una criatura alienígena la tomaba con la tripulación del Nostromo. Pero lo que sí está claro es que el enamoramiento irremisible hacia el séptimo arte surgió con En Busca del Arca Perdida y, a partir de ese momento, ya no hubo vuelta atrás para este barcelonés oficialmente diagnosticado como cinéfago.

En las salas de cine ha aprendido filosofía de vida, nociones de valor y cobardía, y ha vivido las mayores aventuras que uno pueda imaginar. Este geógrafo de formación, analista cinéfilo de vocación y documentalista de profesión, es feliz cuando puede sumergirse en la butaca y degustar una buena historia. Suele repetir un leitmotiv constante: «Cuando la pantalla se ilumina, algo mágico sucede». 

Sus imprescindibles
Una película: Cadena Perpetua (Frank Darabont, 1994)
Una serie: The Wire (2002-2008)
Un personaje: Jean-Luc Picard (Patrick Stewart)
Una lapidaria: «La revolución no es una diosa sino una mujerzuela. Nunca ha sido pura, ni virtuosa, ni perfecta. Así que huimos y encontramos otro amor, otra causa, pero sólo son asuntos mezquinos. Lujuria pero no amor, pasión pero sin compasión, y sin un amor, sin una causa, no somos nada. Nos quedamos porque tenemos fe, nos marchamos porque nos desengañamos. Volvemos porque nos sentimos perdidos. Morimos porque es inevitable…». – Jesús Raza a Bill Dolworth en Los Profesionales.

Nacido el último Martes 13 del milenio anterior, creció en un pequeño pueblo de Castellón que ocasionalmente puede llegar a ser visto en los mapas. De pequeño, la persona que más le influyó en el interés por el cine fue su abuelo, junto con el que pasó largas tardes mirando westerns en televisiones autonómicas ya extintas. Más mayor se empezó a interesar por otros ámbitos como la literatura o la historia pero un señor con una mandíbula muy prominente le volvió a poner en su sitio, mostrándole que las películas de pistoleros (junto con su abuelo, todavía) son realmente lo suyo.

Actualmente pulula en la facultad de su universidad diciendo que de mayor quiere ser crítico de cine y se le ve pasar las tardes en Internet, tratando de buscar alguien que realmente le escuche (cuando no está mirando películas de animación japonesas de finales del siglo pasado). Un pedante que todavía no tiene claro cuál es su  sitio.

Sus imprescindibles

Una película: 2001: Una odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1968)
Una serie: Neon Genesis Evangelion (Gainax, 1995-1996)
Un personaje: Hans Landa (Christoph Waltz)
Una lapidaria: «Ahí estaba yo. Es decir, Alex y mis tres drugos. O sea Pete, Georgie y Dim. Estábamos sentados en el Korova Milk Bar, exprimiéndonos las rasureras para encontrar algo con que ocupar la noche. En el Korova Milk Bar servían lacta plus. Leche con velloceta o con dencromina… que es lo que estábamos tomando. Eso nos aguzaba los sentidos y nos dejaba listos para una nueva sesión de ultraviolencia». – Alex Delarge en el inicio de La Naranja Mecánica.

Juan Millán Bruno
Diseño y desarrollo web – Redactor
@JuanMillanBruno
juanmillanbruno.es

Próximamente en tus mejores webs de cine.

Sus imprescindibles
Una película: Centauros del desierto (John Ford, 1956)
Una serie: The WireTrue Detective, Justified… No sabría decir solo una.
Un personaje: Sherlock Holmes
Una lapidaria: «Verás. El mundo se divide en dos categorías: los que tienen revólver cargado y los que cavan. Tú cavas». – El Rubio a Tuco en el cementerio de Sad Hill.

Gemma Serra
Redactora

Tan dulce como la más tierna de las amantes de los animales —dejará de ver cualquier peli en la que se haga daño a un animal… sobre todo a un perro—, como punzante e incisiva a la hora de dar su opinión sobre cualquier cosa, en este caso, sobre cine. Un día decidió que la sociedad necesitaba de sus opiniones para poder valorar y apreciar lo mejor y lo peor del cine.

Por eso está aquí, siempre dispuesta a destacar esos errores de contexto, a localizar esas pifias de ambientación, a hacer notar esas frases tan ridículamente románticas que hacen perder el sentido al espectador. Pero no os equivoquéis, también está aquí para ensalzar esas creaciones visuales que consiguen transportarnos a un mundo fantástico, lleno de aventuras y emociones que hacen de una película una obra de arte. Por suerte, que sus opiniones sean consideradas importantes y necesarias para la sociedad solo depende de vosotros, los lectores, pues es a quien se dirige.

Sus imprescindibles
Una película: Memorias de una geisha (Rob Marshall, 2005)
Una serie: Downton Abbey (ITV, 2010-2015)
Un personaje: Flora, Fauna y Primavera (La bella durmiente, 1959)
Una lapidaria: «La vulgaridad no es sustituta del ingenio», o «Es sencillo evitar a las personas que no nos gustan, lo difícil es evitar a los amigos». – Lady Violet Crawley, condesa viuda de Grantham.

Según su abuela Mr. Xungar es «un artiste», según su madre «no es guapo pero tiene algo» y según dicen en Riola «es el mejor cantador de alboradas de la Ribera (Baja)». Sin embargo todo esto es falso, Mr. Xungar es un androide valenciano (fabricado en Ibi) que ha viajado en el tiempo desde el siglo XXII para advertir a los Madrileños del Este (así se llamaran los valencianos del futuro) de una salvaje invasión murciana y organizar su defensa. Mientras espera este apocalipsis de zombies murcianos (que serán del todo indistinguibles de los murcianos normales) se entretiene con algunos pasatiempos. Entre sus favoritos están la necrocolombofilia, el tiro con arco encima del tiro y arrastre y la magia del caos. Se le conoce por ser un firme defensor de las causas perdidas, entre ellas la más famosa es la de la imbecilidad. Actualmente se encuentra trabajando en una máquina que fabricará deliciosos chupis de sandia-cola, y aprovechando la rotación, de paso hará girar el universo alrededor de la tierra.

Sus imprescindibles

Una película: Alien. El dia que la ví no pude dormir, me dolia el estómago mucho y creía que tenia un alien dentro, al final era un pedo, pero lo pasé fatal.
Diez títulos imprescindibles: Conde, duque, marqués, barón, licenciado, doctorado, decano, máster (de posgrado), máster (del universo) y capitán de goleta.
Un personaje: Los tres pequeños Ninjas, los tres reyes magos y los tres cerditos (al final han sido 9)
Una lapidaria: «Puede que parezca un idiota y hable como un idiota, pero no deje que eso le engañe. Realmente es un idiota». – Groucho Marx.