Vin Diesel no es que sea un actor muy activo actualmente y quitando la saga Fast & Furious o sus voces de Groot, poco es lo que nos ha dado últimamente, siendo el Último Cazador de Brujas (2015) un intento de saga que tiene pinta que no va a seguir más. Ahora lo tenemos como nuevo héroe (o mejor dicho antihéroe) de acción basado en el personaje de Bloodshot de los cómics de la editorial Valiant Comics, un personaje que podría entrar en cualquier universo de Marvel o DC, y un intento de crear una saga que seguramente se quede por el camino.

La historia nos cuenta como Vin Diesel, que es un soldado de los Estados Unidos, ve como su mujer es asesinada delante de sus ojos antes de que a él le pase lo mismo. Pero es “resucitado” por una empresa tecnológica y mediante nanorobots convierten al cuerpo de Vin Diesel en una especie de suspersoldado capaz de regenerar sus heridas. Vin que había perdido la memoria en el proceso va recordando el rostro del asesino de su mujer por lo que se va a tomar la venganza por su mano.

Como se puede ver, la historia es lo mismo de siempre contado en este tipo de películas, una peli de venganza en la que nos muestran un giro que dentro de lo que cabe tiene bastante acierto, y es que como si de un Robocop se tratase, los recuerdos que tenia Vin no corresponden del todo con la realidad. Por supuesto como pasa siempre en este tipo de películas, la persona que te ayuda, te da poderes y parece buena persona es al final el malo de turno, algo que ya intuyes nada más verlo. Guy Pearce es quien hace del genio que ha desarrollado esta tecnología y no está dispuesto a que los planes no les salgan como había previsto. Y es que como vemos, la peli reúne los tópicos del género por lo que no se puede esperar nada que haga que sobresalga o tenga una propuesta diferente de lo habitual. De hecho, el propio personaje de Bloodshot no es tan diferente de lo que ya hemos visto en otras pelis del estilo. A Vin Diesel ya se le nota una edad y los papeles de acción de tipo duro ya no le sientan tan bien, y por supuesto el personaje no tiene el carisma de Riddick o incluso del propio Robocop. A nivel visual la peli cumple, teniendo en cuenta que no es que haya tenido un presupuesto muy elevado, las escenas de acción por lo general están bien rodadas, aunque se abusa mucho del cambio de plano en las peleas, y la estética un poco cyberpunk, más que nada por el uso de prótesis robóticas y demás, encaja con el estilo de película.

En definitiva, se podría decir que Bloodshot es un cruce entre el cine de acción y de superhéroes pero que no aporta nada que no hayamos visto antes. Un refrito de otras obras que no sirve para olvidarnos de la formula y del continiísmo de Marvel o DC.