La Saga del Infinito. La franquicia que cambió el mundo del cine

Todos las películas de Marvel Studios que cambiaron el género de superhéroes

Cuando se estreno Iron Man allá por el 2008 —dicho así parece que hiciera siglos de ello— nadie se podía imaginar en que desembocaría aquella película que, aunque perfecta, era hasta cierto punto modesta. Tras su éxito —sobre todo marcado por la explosión de una estrella como Robert Downey Jr.— los señores de Marvel, liderados por Kevin Feige, se vinieron arriba y pasaron de ser un pequeño estudio de novatos a toda una productora de cine que sacaba provecho de un gran número de personajes; llamando inmediatamente la atención de una gran corporación como Disney, que no dudó en invertir en ellos y hacerse con el estudio que ahora es una de las mejores inversiones que ha realizado la casa de Mickey Mouse.

Si a nivel «empresarial» Marvel ha hecho lo que ha conseguido hacer, realmente es en el plano creativo que nos tenemos que sacar el sombrero. Hasta que llegaron, las películas de superhéroes formaban parte de un género menor, principalmente enfocado al público juvenil y, para que engañarnos, a los frikis del mundo entero; sin embargo, cuando llegó el estreno de Vengadores, el público hizo colas en los cines para ver a esos personajes que habían abandonado los cómics —que tienen su público, pero no es tan «universal»— y que ahora, pasados unos años, forman parte del imaginario cultural de todo el mundo… es imposible —o casi— encontrar a alguien que no sepa quién es Iron Man, Hulk, Thor o el Capitán América.

Lo genial de esta explosión es que ha conseguido que un subgénero —a medio camino entre la acción y la ciencia ficción y la fantasía— haya copado las páginas con cada estreno, haciendo que todos ellos sean eventos cinematográficos únicos. Desde la reunión de los personajes en la primera de Vengadores, hasta el épico final de muchos de ellos en Infinity War, así como la melancólica despedida en Endgame. Son ese tipo de estrenos que la gente marca en sus agendas, que sabe las fechas y cuando podrá ir a verlas, ya que supone un episodio más en las aventuras de unos personajes que se han convertido en amigos de cada uno de los espectadores.

Ahora, al hablar de Marvel, estamos hablando de grandes franquicias. Antes había alguna que otra trilogía y, solo en algunos casos, se superaba el número de películas como en los casos de Star Trek y Star Wars; sin embargo, el caso de Marvel marcó un antes y un después en la forma de hacer y entender el cine. Después de décadas haciendo que todas las películas tuvieran un final —más abierto o menos—, se implantaron las ideas de los cómics en el séptimo arte, con los cliffhanger en esas escenas poscréditos que dejaban la miel en los labios a los espectadores, que debían esperarse un año —al menos— para poder ver en que derivaba aquella pequeña intro de apenas unos minutos. Muchos intentaron copiarlos, incluso dentro del gran monstruo que es Disney, pero nadie ha conseguido igualar el hecho de que Marvel ha logrado mantener en vilo a espectadores de todo el mundo durante más de diez años con todo lo relacionado con las Gemas del Infinito y la aparición de Thanos como villano.

Sinceramente, con el paso del tiempo, se ha notado que se ha forzado la máquina —los ejemplos más claros son La era de Ultrón y Civil War—, pero Marvel ha conseguido recuperarse y volver a alzar el vuelo para continuar en su línea y terminar lo que muchos hubieran considerado imposible hará once años, y es producir entre dos y tres películas anuales con más o menos interconexiones, en un proyecto colosal solo al alcance de unos pocos elegidos.

LASDAOALPLAY? © Francesc Marí / Xavi Serrano, 2013-2019.