¿Te has preguntado alguna vez cómo seria El señor de los anillos ambientado en la época actual? Bueno pues los señores de Netflix se han encargado de mostrarnos un mundo donde orcos, elfos y otros seres mitológicos conviven con los humanos en pleno siglo XXI. A priori suena interesante pero veremos que se queda muy lejos de lo que podía ofrecer.

La película se centra en la trama de dos policías de Los Ángeles que patrullan juntos. Uno es el humano Ward (Will Smith), y el otro el novato orco Jakoby (Joel Edgerton). Ambos inician una guardia nocturna que cambiará el futuro y el mundo que conocen. A pesar de sus diferencias personales, deberán trabajar juntos para proteger a una joven elfa y un antiguo y misterioso artefacto -una varita mágica- que, de caer en las manos equivocadas, podría destruirlo todo.

David Ayer es el encargado de dirigir esta película, después de la bochornosa Escuadrón Suicida ahora nos muestra una “buddy movie” con dos policías muy diferentes, ya que la gracia de la película es utilizar las diferentes razas para definir las distintas clases sociales, de ese modo los elfos son gente de clase alta, adinerada, estilan glamour y lujo por todas partes. Por el otro lado están los orcos, que son la parte más baja de la escala social, odiados y discriminados por el resto. Y los humanos estamos en medio, como siempre. Una vuelta de tuerca a la clásica discriminación social y racial de la sociedad actual.L

La estética es muy “underground” y recuerda a su anterior trabajo Escuadrón Suicida, de hecho también tiene cierto parecido con la de Training Day, con escenas “inspiradas” en dicha peli. La película comienza bien, presentando su mundo que rápidamente te llama la atención por la mezcla que tiene, pero al rato de tas cuenta de lo poco aprovechado que está ese mundo, pasan por encima muchas cosas, muchos interrogantes que se quedan en el aire sin explicación, quizá sobre el papel tenía mucho que ofrecer pero no se han desarrollado como deberían, puede que una segunda parte le venga bien, aunque lo ofrecido en la trama deja poco interés para la siguiente, tendrían que enfocarse en otra historia. Por si fuera poco, se apoyan mucho en la acción lo que hace que decaiga aun más el interés. Ya que este aspecto es el mismo que en cualquier película del estilo por lo que toda la novedad y frescura que podía traer al género se diluye con las típicas escenas de siempre.

En definitiva, te quedas con la sensación de que podría haber sido mucho mejor, tenías un mundo interesante con muchas posibilidades pero que por una cosa o por otra se han quedado fuera, entretenida pero nada más.