Invádeme si te atreves

Cosas a tener en cuenta por los alienígenas si se proponen invadirnos

Los autores de esta web, Xavi Serrano y Francesc Marí, regresan con un nuevo libro recopilatorio sobre un tema tan conocido en el cine como son las invasiones alienígenas.

En este breve pero intenso volumen, los autores recuperan los artículos dedicados a las películas más conocidas en las que los aliens llegan a nuestras puertas con el único objetivo de destruir la humanidad y hacerse con el control de la Tierra. Algunos de los títulos incluidos son Independece Day (Roland Emmerich, 1996), Mars Attack (Tim Burton, 1996), y Pacific Rim (Guillermo del Toro, 2013).

Estas películas, así como las otras que forman el libro, que muestran esta clase de resistencia por parte de los humanos a ser conquistados por invasores del espacio, tienen tres elementos que son indispensables para que funcione bien: la poca probabilidad de victoriael discurso patriótico y el sacrificio humano.

«En menos de una hora, estos aviones se unirán a otros de todo el Mundo, para lanzar la mayor batalla aérea en la historia de la humanidad. La humanidad, esa palabra adquiere hoy un nuevo significado. Tenemos que dejar a un lado nuestras insignificantes diferencias, estaremos unidos por un interés común. Tal vez, el azar ha querido que hoy sea 4 de Julio, y que de nuevo vayáis a luchar por vuestra libertad. No para evitar tiranía, opresión o persecución, sino la aniquilación. Luchamos por nuestro derecho a vivir, a existir. Y si vencemos hoy, el 4 de Julio ya no será únicamente una fiesta norteamericana, sino el día en que el Mundo declaró al unísono: No desapareceremos en silencio y en la oscuridad. No nos desvaneceremos sin luchar. Vamos a vivir, vamos a sobrevivir. Hoy celebramos nuestro día de la Independencia»

Thomas J. Whitmore

Presidente de los Estados Unidos de América

Y aunque parezca que tenemos las de perder, los aliens no saben que estamos como auténticas regaderas. Cuando estamos entre la espada y la pared, siempre recurrimos a alocados planes que, a priori, son impracticables, pero con la adrenalina, el cabreo y un poco de alcohol somos capaces de cualquier cosa. Esta peculiar forma de ver las invasiones alienígenas ha dado lugar a un género propio merecedor de todos los elogios posibles y, desde nuestra modesta visión, este libro.