Ong-Bak: El guerrero Muay Thai es una película de acción y artes marciales protagonizada por Tony Jaa, muchos lo consideraron en su momento como el sucesor de Bruce Lee, aunque luego ha ido perdiendo fuelle en el ámbito cinéfilo relegándolo a papeles muy secundarios, especialmente en el mercado Hollywoodiense donde lo hemos podido ver en pelis como Fast & Furious 7 o xXx: Reactivado haciendo papeles ridículos. Ong Bak es la primera de una trilogía que se ha ido realizando debido a su éxito.

La película narra la vida de Ting (Tony Jaa), un chaval que vive con un monje en un pueblo pobre de Tailandia. Los aldeanos veneran al dios Ong-Bak, representado por una estatua budista muy importante para ellos. Un día unos delincuentes roban la cabeza de la estatua dejando al pueblo totalmente desprotegido. Sus habitantes le piden a Ting, alumno de Para Kru y experto en artes marciales, que recupere la cabeza.

Como película en general es mala, pero como película de artes marciales Ong-Bak es increíble. La acción y espectacularidad de los combates y toda su coreografía es sublime, Tony Jaa demuestra que es mucho mejor en las escenas de combate que en los diálogos, y es que para eso está él. La técnica que tiene este chico está a la altura del mítico Bruce Lee, de echo es más espectacular a la hora de repartir mamporros. Con un guion sencillo que sólo sirve para sostener la trama y personajes poco elaborados, lo que realmente importa son las escenas de lucha, Tony Jaa es un experto en Muay Thai y otras artes marciales, esto le permite rodar las escenas sin ningún tipo de efecto especial o de ayuda de cables, las coreografías son asombrosas y Tony demuestra que está en plena forma con una agilidad y flexibilidad al alcance de muy pocos. Los golpes que da y recibe son reales –o por lo menos esa es la impresión que nos da-, bastante más creíbles que en pelis de Van Damme, Jet Li o Jackie Chan. Si además le añades una buena fotografía y una buena banda sonora tenemos un film de peleas de mucha más calidad que cualquiera de los que se hacen en Hollywood.

En definitiva, si te gusta el género de artes marciales y crees que desde Bruce Lee ya no hay nada bueno, síguele la pista a éste film y a sus secuelas que son de lo mejorcito que hay en el género. Tony Jaa también ha protagonizado otras películas dignas de mención como Thai Dragon o The Bodyguard aunque sin llegar al nivel de calidad de las de Ong-Bak pero que todo amante de las películas de artes marciales debería ver.