Play

Si habéis llegado hasta aquí, es que realmente queréis conocer todos los rincones de esta web y de sus responsables, por lo que podéis tomaros esta página como un easter egg, en el que relataremos la verdadera historia de LASDAOALPLAY?

La historia de LASDAOALPLAY? empieza tres años antes de su nacimiento, concretamente en enero de 2010, cuando Francesc Marí, al salir del cine indignado habiendo visto Avatar, decide crear un modesto blog de cine para criticar la susodicha película, y que en su plenitud creativa titula F.M.C. Cine. Sí, son sus iniciales, va con los puntos y si lo dices muchas veces seguidas seguramente llenarás la pantalla de escupitajos, pero todos tenemos un principio.

La cosa se fue animando y lo que al principio era un blog personal, acabo siendo una pequeña bitácora sobre cine con más de un tripulante, entre los que se encontraba Xavi Serrano. Se animó tanto, que se publicaba un artículo diario de cualquier tipo de película, no importaba cual, ni de que modo. Y siguió animándose, hasta que se animó demasiado, llegando a un momento que no se podía sostener. Y tras tres años sin parar, F.M.C. Cine se paró de golpe.

Sin embargo, en el interior de los corazones de dos miembros del equipo que formaban parte de F.M.C. Cine aun seguía latiendo el anhelo de hablar de cine… Y no lo neguéis, esto ha quedado muy, muy lírico, signifique lo que signifique. Así que, con los errores aprendidos del pasado, con la clara intención de no hablar solo de cine y de hacerlo de forma más cuidadosa, Xavi Serrano y Francesc Marí decidieron volver a las andadas, pero les faltaba algo esencial: un nombre.

En esta ocasión no se podía reciclar la idea de las iniciales y los puntos (a parte de por mala, por que hubiera quedado fatal), entonces, estos dos amigos de la infancia recordaron un episodio de sus jóvenes vidas en el instituto. [Suspiro nostálgico], los años de instituto. En esas clases de techos humedecidos del sistema público, con esos pupitres de color verde diarrea, y ese olor a humanidad en las aulas. Debe ser cierto que cualquier tiempo pasado fue mejor… Al menos en los recuerdos.

Bueno, voy a evitar detalles aburridos sobre el momento en cuestión, pero simplemente para ubicaros. Aula de música, reconvertida en aula de audiovisuales y un simpático profesor decide traer un invitado especial para dar una clase magistral a una treintena de adolescentes. El invitado en cuestión es joven y sabe que para llegar a las mentes menos maduras, lo mejor es poner un vídeo. Una cinta de VHS cuando el DVD ya se había establecido. ¡Todo un lumbreras!

Para no dar más rodeos, el caso es que en el momento de reproducir el vídeo, este no funciona, y el invitado decide preguntar a los alumnos: ¿Alguien sabe cómo funciona? ¡Craso error! Un sinfín de voces diciendo tonterías se alzan en el ambiente sin aparente control, hasta que la voz del veterano profesor, en silencio hasta entonces, las hace callar. A todas, excepto a una: la de Xavi Serrano, que aprovechando aquel instante de silencio, como si quisiera que todo el universo lo escuchara, con un destello de genialidad y el tono de un ser superior, le preguntó al pobre invitado algo que cambiaría la historia…