sherlock-holmes-crimes-and-punishmentsCrimes & Punishments nos ofrece una vuelta de tuerca más en las aventuras gráficas y, en concreto, en los inspirados en el universo holmesiano. A diferencia de anteriores ocasiones, en los que el juego al completo se orquestaba alrededor de un solo crimen —o varios, pero todos confluían en un solo final—, en este caso el jugador se enfrentará a seis casos y a todas sus posibles variantes. Los argumentos de cada uno de ellos son sencillos y clásicos a la vez —varios de ellos están directamente inspirados en relatos de Sir Arthur Conan Doyle, no preguntéis cuáles porque si bien he leído todo el canon holmesiano, no me lo sé de memoria—, Sherlock Holmes con la inestimable ayuda del Doctor Watson, deberá investigar desde robos a desapariciones y, como no, asesinatos.

El sistema es el clásico de observación y deducción, convirtiendo la recogida de objetos en algo secundario. Es muy interesante la manera en la que se ha estructurado el juego, me explico: a medida que nos movemos por los escenarios vamos observando los elementos y estos se convierten en pistas; cuando nos pasamos a la pantalla de «deducción» —cuyo interfaz imita la conexión de las neuronas—, deberemos relacionar dos pistas para obtener una deducción y, a partir de aquí, iremos deduciendo hasta conseguir el resultado final.

En este sentido, es muy importante mencionar que, si hasta ahora estábamos acostumbrados a los juegos en los que, para avanzar, debíamos resolver bien los problemas, en este caso nos permite equivocarnos. Los creadores han querido dar el mayor realismo a la investigación, ofreciendo entre tres y cinco finales alternativos por caso, dando lugar a uno de los juegos con más finales posibles de la historia. Además, si nos equivocamos, en ningún momento nos revelan cuál era el final auténtico, obligándonos a volver a jugar un caso para resolverlo de forma correcta. Con esto consiguen que un juego de unas doce horas, se acabe multiplicando, a menos que seamos tan listos como Holmes o nos ayudemos una guía, claro.

El ritmo de la aventura es pausado y tranquilo, y la música de tonos clásicos —muy similar a la de anteriores aventuras— ayuda a convertir este juego en un momento de paz. Antes de que alguien critique este juego por ser demasiado lento le recordaré que estamos hablando de una aventura gráfica, en concreto de una inspirada en los textos de Sherlock Holmes, por lo que la lentitud es algo irremediable a la par que obligatorio. ¡No seamos tan puntillosos que esto no es un shooter!

En este caso, a pesar de jugar en anteriores entregas de la serie de Las Aventuras de Sherlock Holmes en su versión de PC, esta vez me he decantado para probarlo en la PS3 y la verdad es que sorprende que el juego no pierde nada. A pesar que controlar una aventura gráfica con mando con joystick resulta un poco extraño al principio —aunque ya lo viví con El código Da Vinci y la remasterización de Monkey Island—, en seguida coges el sistema y resulta igual de intuitivo que si estuvieras jugando con el ratón y el teclado. Puede que el único defecto en este sentido es el control de la cámara, que en muchas ocasiones pierde el oremus y ya no sabes a dónde enfocas, llevando a ciertas situaciones de vértigo, pero nada que se pueda solucionar deteniendo el personaje, ventajas de ser una aventura gráfica.

sherlock-holmes-crimes-and-punishments-01

En el apartado técnico, algo que ya fue mejorado en el anterior juego The Testament of Sherlock Holmes fue la gráfica. Las aventuras gráficas de referencia de Frogwares, sobre todo la tercera entrega de la trilogía para PC, Sherlock Holmes contra Jack el Destripador, si bien argumentalmente y jugabilidad era muy atractivas, una de las principales carencias era la pobre calidad gráfica que ofrecían. En realidad, este hecho no suponía un problema, al principio chocaba, pero cuando empezabas a jugar en seguida te olvidabas de ello, sin embargo era un lastre que arrastraban en el apartado técnico.

Otra de las debilidades —si que lo anterior podía serlo— de este juego es la falta de doblaje. Debo admitir que el doblaje que nos ofreció la trilogía de juegos para PC, formada por Sherlock Holmes: La Aventura, Sherlock Holmes y el rey de los ladrones y Sherlock Holmes contra Jack el Destripador, a veces te arrancaba alguna que otra carcajada, sobre todo cuando hablaba Watson, cuyo actor de doblaje, Juan Perucho, es el mismo que le da voz en castellano a Peter Griffin y al Jefe Wiggum. Pero, bromas a parte, si bien el ritmo pausado permite que los subtítulos no sean una incomodidad, también hubiera jugado a su favor que nos hubieran ofrecido un doblaje completo, pero como ya sabemos los gamers, esta es una batalla que tenemos perdida.

Después del primer y buen intento de The Testament of Sherlock Holmes, en Shrelock Holmes: Crimes & Punishments, los chicos de Frogawares han conseguido lograr el punto perfecto entre la calidad gráfica, un brillante argumento y una jugabilidad apabullante. Sin embargo, debo insistir en que en ningún momento la gráfica suponía un impedimento, demostrando que para que un juego sea brillante, necesariamente no debe tener una gráfica que casi parezca real. Ya un videojuego puede ser tan real como nosotros queramos que sea.