La Mad Max del agua, como se le ha conocido, fue un fracaso en su estreno, y es que contar con el que por aquel entonces era uno de los mejores actores y el presupuesto más alto en esa época, no sirvió para que la película fuera un éxito ni estuviera a la altura de lo que pretendía. ¿Pero realmente fue tan mala como decían?

En un futuro, los casquetes polares se han derretido haciendo que subiera el nivel del mar y cubriera toda la tierra. Los supervivientes sobreviven como pueden en plataformas flotantes en medio del mar y el bien más preciado es el agua dulce. Entre ellos se dice que existe una leyenda según la cual en algún lugar existe tierra firme, una niña parece tener tatuado un mapa hacia dicho lugar por lo que es victima de los smoker, una banda criminal. Entre todo ese barullo, aparece nuestro protagonista, un lobo solitario al que no le importa nadie mas que él. O eso es lo que parece.

La película tubo muchos problemas ya en su rodaje, sets complicados de rodar, discrepancias entre Kevin -que también era productor- con el director Reynolds, presupuesto que se iba elevando, todo para que luego no triunfara, y es que a nivel de guion no ofrecía nada que no se hubiera visto antes, no deja de ser un refrito de ideas ya vistas con unos personajes poco trabajados, escenas de relleno que alargan la película hasta las dos horas y cuarto y un cambio de estilo que mezcla una peli que al principio parece aterradora, ambientada en un mundo cruel y desesperanzador -con alguna que otra escena violenta y dura- para acabar convirtiéndose en una película familiar de aventuras con toques de humor para ver con tus hijos, esto hace que no tenga un publico objetivo claro. Por lo que las criticas en su época fueron unánimes, pero el gran foco de atención se lo llevó el actor Kevin Costner, y es que por aquel entonces no lo habíamos visto haciendo papeles de tipo duro solitario, Waterworld es un ejemplo de como un estudio puede cagarla al pensar que una estrella de cine es lo único que necesitan para que una película triunfe. Sin embargo personalmente creo que se cebaron demasiado, y es que la película en sí es entretenida, yo la recordaba con cariño y tras verla hace poco me ha sorprendido lo bien que le ha sentado el paso del tiempo, a día de hoy se puede disfrutar tranquilamente y no desentona, especialmente a nivel visual, ya que es una gozada por la gran cantidad de detalles que tiene, aquí se nota el presupuesto que tenía. Es más, el propio carisma de Kevin Costner lo convierten en uno de esos antihéroes que tanto molan en el cine.

Al final, entre una cosa y la otra el tiempo le ha dado la razón y ha acabado perdonando esta película, no era tan mala como decían los críticos en su momento y poco a poco ha ido sumado nuevos adeptos. Y es que ¿cómo una peli que tiene sexo con una joven, proxenetismo, metralletas, tuertos, mutantes y ambientación a lo steampunk puede salir mal?